domingo, 9 de junio de 2019

Claves del liderazgo: compartir y ser compañero


"Para dirigir un equipo hay que saber llorar con él, reír con él, sudar la camiseta en verano, pasar frío y mancharte de barro en invierno, es decir, compartir y ser compañero".

En mi centro de trabajo, parque nacional y natural de Sierra Nevada, hemos trabajado el desarrollo de la visión estratégica por parte de todo el equipo ser un espacio natural protegido de excelencia referente en gestión adaptativa ante el cambio climático y en la implantación de un modelo de turismo sostenible” y en sentirnos comprometidos con nuestra doble misión: “conservar la extraordinaria biodiversidad nevadense y contribuir al desarrollo socioeconómico de su área de influencia”.

Suelo utilizar un símil deportivo para explicar el tipo de liderazgo que intento aplicar en mi trabajo en el que me sitúo como jugador-entrenador ya que, por un lado, formo parte del Equipo de Gestión compuesto por tres personas (que a la vez tenemos una triple dependencia: Dirección General de Biodiversidad y Espacios Protegidos y las delegaciones territoriales de la Consejería de Granada y Almería), y por otra parte, soy miembro (y responsable) del Área de Conservación e Investigación. Por lo tanto tengo un doble rol, un doble papel y me voy a apoyar en esta metáfora deportiva para hacer mi comentario sobre las competencias directivas esperando que sirvan para ir configurando el decálogo para la dirección pública.

En mi equipo he fomentado que hay que ser solidarios y cooperativos. En nuestro trabajo hay tareas más gratas y otras menos y se trata de compartir las ‘duras’ y las ‘maduras’ y esto es especialmente necesario cuando hay bajas o nuevas incorporaciones, eventualidad habitual en buena parte de nuestra administración autonómica. Mantengo una constante y directa relación con mi equipo y aprovecho las reuniones trimestrales de coordinación, las salidas de campo, (y en los últimos años las nuevas aplicaciones informáticas y el correo electrónico, el WhatsApp y el Telegram), para estar conectado, accesible y fomentar la participación en la organización y asignación de tareas y en el seguimiento de su desarrollo.

El trabajo lo tenemos organizado por áreas geográficas y por temas lo que permite una base común de tareas y otras específicas en las que cada persona se va especializando o aprovecha su especialidad profesional (ingeniería forestal, biología, geología), pero siempre buscamos lugares de ‘encuentro’, para compartir y para comunicar los avances y  logros particulares.


Yo me sitúo en muchas ocasiones más que como directivo como uno más del equipo, un centrocampista que reparte juego, aprovechando las cualidades de cada miembro del grupo; si alguien es rápido le lanzo balones en profundidad, si alguien es más técnico, más lento, hay que colocarle el balón en el pie, reposar el juego y aprovecharle para los lanzamientos de faltas o saques de esquina.

Como medio centro a mí me toca llevar el tiempo y el ritmo del partido, pero también tengo que ceder este puesto en ocasiones para evitar la excesiva dependencia de mi presencia y acción. Como entrenador procuro sacarle partido a toda la plantilla incluso jugando con las rotaciones que ahora están de moda en el fútbol pero llevan mucho tiempo en las estrategias de otros deportes como el baloncesto o el balonmano.

Mi idea es que todos sepan cuál es el esquema de juego del equipo, el estilo, (la visión y la misión) y puedan aportar tanto sus fortalezas como cubrir las debilidades de los compañeros. Siguiendo con el ejemplo deportivo en mi equipo quiero porteros que paren pero también que sepan iniciar la jugada o un rápido contraataque. Quiero delanteros ‘killer’ en el área pero que muerdan también en la presión al equipo contrario (sin tomarlo literalmente como algún uruguayo que no miento), cuando la ocasión es necesaria.

Como en el fútbol, en la Administración cada semana hay ‘partidos’ que hay que afrontar con planteamientos diferentes, -aquí entraría el concepto de liderazgo situacional- por lo que no hay un único 'dibujo táctico' sino que hay que tener una estrategia variable pasando por esquemas distintos en los que a veces hay alguien que se sacrifica y hay ocasiones para el lucimiento de distintos jugadores. Lo importante al fin y a la postre es el número de puntos que conseguimos entre todos al final de la temporada que en nuestro caso es el momento, cada año, en el que presentamos ante el órgano de coordinación administrativa y de participación social la memoria balance de actividades y resultados. No siempre ni en todos los centros administrativos se tiene la oportunidad de presentar en directo a toda la cabeza de la Consejería una memoria de gestión y nosotros hemos aprovechado hasta ahora esta oportunidad, con los distintos equipos directivos que se han ido sucediendo (seis en los últimos catorce años).

Como directivo no me quedo con la labor de medio volante sino que también tengo que desarrollar y comprender las tareas del resto del equipo y en ocasiones tengo que asumirlas. Es decir que en ocasiones hay que hacer de portero y parar los lanzamientos que nos hacen desde el equipo contrario, y en otras hay que decidir entre hacer una asistencia a un compañero en mejor posición o rematar a puerta. Pero sobre todo hay que estar dispuesto a asumir la responsabilidad de lanzar el último penalti de la serie en una final de Copa y también estar dispuesto a 'mandar' que lo lance otr@ compañer@ con más posibilidades o en mejores condiciones.  La gloria de la victoria es de todos o no es de nadie. 

lunes, 3 de junio de 2019

Lorenzo Arribas, Defensores de Cumbres 'Salvajes'

'Atasco' en la cima del Everest (Autor: Nimal Purja)
Hace unos días una imagen del nepalí Nirnal Purja de un 'atasco' en el Everest ha puesto de relieve el debate sobre la conservación de las montañas y el impacto del uso público. A escala regional uno de los principales defensores de la protección de las cimas es el 'Doctor' Lorenzo Arribas, representante de la Federación Andaluza de Montañismo en el Consejo de Participación del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada,  que defiende con argumentos, con poesía incluso, la necesidad de que nos adaptemos nosotros a las montañas y no al revés, que hagamos lo 'imposible' para que estos restos de naturaleza no sean 'domesticados' y podamos salvarlos del 'progreso'. Lo he convertido en uno de los personajes de la serie de artículos "Sierra Nevada, Paisaje y Paisanaje" y en la entrevista, (más bien diálogo), han salido a la luz otros 'grandes' defensores de las montañas como Joaquín Araujo, Eduardo Martínez de Pisón, Eloy Linares o Kurt Diemberger

Así se ha publicado en la web del periódico: 
https://www.granadahoy.com/provincia/Defensores-cumbres-Salvajes-paisaje-paisanaje-Lorenzo-Arribas-Mir_0_1359764563.html

Y así ha aparecido en la versión impresa a doble página:



Sierra Nevada, Paisaje y Paisanaje


Lorenzo Arribas Mir

Defensores de Cumbres ‘Salvajes’

Coordinó la campaña del montañismo andaluz contra la instalación de un radar en el Mulhacén.
Compareció en las Cortes para defender la declaración del Parque Nacional

"Lorenzo Arribas uno de los defensores de la declaración de Sierra Nevada como Parque Nacional". 
Lorenzo Arribas Mir. Médico de familia en el Centro de Salud de La Chana. Profesor Asociado de la Universidad de Granada, en el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública. Representante de la Federación Andaluza de Montañismo en el Consejo de Participación del Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada desde 1995 hasta la actualidad. Miembro del Club Mulhacén de Montaña, un club que nació para defender las cumbres. Ha participado en expediciones de montaña al Himalaya, Karakorum, Pamir, Andes, y ha recorrido diversos macizos europeos. Autor de dos “Guías de esquí de Montaña” en Sierra Nevada, y de diversos artículos comprometidos con la conservación del parque nacional y natural de Sierra Nevada.
Subir a todo lo alto para que te vea todo el mundo o subir para ver el mundo, ¿esa es la cuestión? La vanidad existe. Hacer 'cumbre' es sinónimo de éxito, de conquista. Por otro lado, las vistas desde una cima son hermosas, sobre todo, porque cuando uno se las ha ganado limpiamente, hay un estado de ánimo distinto, una percepción especial, y la montaña te regala un paisaje aún mas grandioso. Luego te puedes unir a ella y la defiendes. Es mas que ver el mundo.
¿Cuando recibiste “la llamada de la montaña”? Los niños siempre se encaraman a lo que tienen cerca. No se. Siempre he salido al campo. Con catorce años escalaba en las rocas del Castillo de Santa Catalina, en Jaén. Siempre recuerdo un día al salir de clase y desde el parque, ver la imagen de mi amigo Pepe Marín en plena pared, con una cazadora amarilla que destacaba mucho sobre la roca. En minutos estábamos allí, no le dio tiempo ni de acabar su largo. Cogimos un cabo y nos encordamos. Nos latía el corazón a tope.
Eduardo Martínez de Pisón se refiere al 'sentimiento de la montaña' ¿Cuál es el tuyo? Eduardo es un referente. La pena es que no lo conozca más gente. Hay que verlo, oírlo, leerlo. Hay frases suyas que encajan con sentimientos que compartimos, que la mayoría no expresamos de forma tan certera y tan bella, y que nos conmueven. Martínez de Pisón ha descrito la sensación en la cumbre de forma hermosa: “la recompensa moral de estar en la cumbre no es que domines la montaña, es que estás en ella y rodeado sólo por el cielo”. Y también nadie como él se ha referido a la recuperación de los grandes espacios: “cada vez que restauremos un pedazo de naturaleza, que quitemos un artificio donde sobra, estaremos contribuyendo no solo a reparar un daño al mundo, sino también a amparar o a rehacer un escenario de libertad”.
En mis sentimientos de montañas ocupan un gran lugar las personas, sin ellas nada sería igual. La mejor frase sobre esto la ha escrito mi amigo Eloy Linares, “las montañas, a más salvajes, también provocan más, en su dificultad y terreno hostil que son, la unión del elemento humano, la amistad y una relación profunda entre las personas”.
¿Qué empuja a la gente a subir a las montañas? ¿Han cambiado en los últimos años los motivos de ese impulso? No se lo que impulsa a cada uno. Me gustó oírselo a Kurt Diemberger, último de los primeros ochomilistas que aún sigue vivo, (Hizo la primera ascensión al Broak Peak y al Daulaghiri). En su libro “Entre cero y 8.000 metros”, cuenta como se dedicaba a buscar cristales en los Alpes, y un día siguiendo las indicaciones de un viejo hacia una zona de cristales de cuarzo, sin saber por qué, abandono el camino a los cristales y subió a la cima de la montaña.
Ahora, mas allá del sentimiento individual, hay una actividad comercial, que literalmente ‘empuja’ personas a las cumbres. Lo que hemos visto en el Everest, con ese ‘récord’ de ascensiones, (más de 200 personas hicieron cumbre el pasado 22 de mayo, con un atasco en la arista final), no parece lo deseable para el techo del mundo, en cuyo campo base además se ha generado un importante basurero
.
 "Escalando una pared vertical, hace unos cuantos años". 

Joaquín Araujo dijo en el reciente congreso CIMAS 2018 que "las montañas son el antídoto para una civilización que se ha arrancado los ojos". En su intervención, en ese gran evento internacional, dijo muchas cosas bonitas e interesantes. Frases como, “la comodidad es un crimen”, en alusión a como transformamos las montañas, para hacerlas mas cómodas o “presumo de no haber ido a ciertos lugares, de coleccionar ausencias”, en vez de haber estado, y valga el ejemplo del Everest por la concurrida ruta de los atascos. “En la montaña está refugiada la vida que nos queda. Lo mejor que nos queda”; “la belleza en libertad es el gran regalo de las cimas”. Eso lo oímos mucha gente ese día. Fue una suerte.
Treinta años del parque natural y veinte de la declaración del parque nacional ¿Cuál es tu balance? El Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada han sido claves para su protección. Sin ellos la Sierra estaría mucho más degradada, transformada, devaluada. Se habría agredido por múltiples flancos, con el aplauso de muchos. Y así habríamos empobrecido, arruinado, lo último de naturaleza pura que nos queda. Es todo un lujo tener esa montaña tan cerca, y hay que esforzarse en cuidarla, conservarla como oro en paño. Se ha hecho una gestión muy razonable. Hay quien olvida que los parques nacionales nacen para evitar la degradación de los últimos rincones de naturaleza salvaje.
¿Hacen falta más refugios en Sierra Nevada? Hoy día en la Sierra, con la facilidad de acceso que hay por casi todas sus vertientes, ya no son tan necesarios. En algunas zonas, los dos últimos valles salvajes, nunca deberíamos construirlos, para que dejemos a las próximas generaciones esos grandes espacios lo mas limpios posibles. Por otra parte, se construyeron algunos por encima de los 3.000 metros, y otros incluso en las mismas cumbres. Fueron grandes errores. Algunos se han corregido, estamos a tiempo de dar marcha atrás. Hay que recuperar cumbres antes que refugios. Un refugio en la cima es un acto de domesticación de la montaña, toda una pérdida de su espíritu salvaje, una herida grave, por la que se vierte como un sangrado el alma de la montaña, que queda exangüe, y a veces hasta pierde su nombre. Es algo tremendo.
"Es autor de dos libros con rutas de esquí de travesía"
¿Cómo se lucha contra los residuos en la alta montaña? Cada uno de nosotros, cada día que visitamos la montaña, debemos volver a casa con todo, y allí eliminar los residuos. Eso sería ya un gran paso. Aún hay gente tirando desperdicios en las cimas, incluso personas concienciadas, que creen que es bueno dejar tirado lo biodegradable. En los parques nacionales, y el nuestro lo es, hay que educar e informar, como la campaña por un comportamiento responsable que se está haciendo.
Las montañas son observatorios privilegiados del cambio climático, ¿cómo ha cambiado Sierra Nevada desde tus primeras incursiones montañeras? Los que ya hemos cumplido años, recordamos con nostalgia las grandes nevadas, las temporadas amplias. Es verdad que siempre intercaladas de años de sequía, pero nada que ver con lo que hoy vivimos. No olvido una subida con esquís al Caballo repleto de nieve en Junio, en plenas fiestas del Corpus. Ni una bajada en navidades desde el Mulhacén a Trevélez, llegando con los esquís puestos al pueblo.
Eres partidario de regular los accesos a las cumbres, ¿cómo evitamos la masificación? No veo bien sacar entradas para subir a una cima. Menos aún si además te aproximan con servicios de transporte. Reconozco que la masificación es un problema. El montañismo ha crecido exponencialmente. Pero tampoco hay que olvidar como la Federación Andaluza de Montañismo, ha estado comprometida en la defensa de las cumbres, y buenos ejemplos han sido sus oposiciones al radar del Mulhacén, al mirador subterráneo del Veleta, a la pista Veleta-Capileira, al heliesquí, a los refugios en las cimas, etc. Sin este montañismo conservacionista, algunas cimas ya no serían lo que son. Hoy las montañas son lo poco de naturaleza bien conservada que nos queda, y atraen muchos visitantes, de esa misma sociedad que ya la ha destruido casi toda, y que hoy busca algo diferente en las montañas. La paradoja es que las montañas podrían morir de éxito.
Mantener las barreras naturales, el esfuerzo para llegar, no hacer carreteras ni medios de transporte a alta cota, ni refugios, manteniendo las montañas mas inaccesibles, es la mejor solución. Que requieran de nuestro esfuerzo y preparación, que suponga cierto compromiso recorrerlas, que podamos incluso sentir miedo en ellas, es muy necesario. Las montañas deben seguir siendo duras, frías, altas, alejadas, inhóspitas, poco accesibles, con sus ambientes muy extremos, el motivo por el que antes no habían sido invadidas y han llegado hoy en buenas condiciones a nosotros. Deberíamos no olvidarlo, porque esa es la clave para que sigan siendo ‘salvajes’.
Cartel de la campaña liderada por la Federación Andaluza de Montañismo contra la instalación de un radar militar en la cumbre  del Mulhacén
Vuelven los proyectos de teleféricos y de ampliación de la estación de esquí. ¿Es ruido o es que no hemos avanzado nada? Hemos avanzado mucho, pero nuestra sociedad es la que es, venimos de donde venimos, y hemos devorado tesoro natural tras tesoro natural, en aras de nuestro 'progreso'. Esos proyectos serían auténticos disparates, y no creo que se hagan realidad. Nuestro Parque Nacional ha sido incluido en la Green List, la lista de los 25 Espacios Naturales mejor gestionados del mundo. Esa declaración no es gratis. Por algo será. Y no ha sido fácil. Se ha enfrentado y se enfrenta a muchos problemas, con valentía y honestidad. Tenemos que estar muy agradecidos a los que han gestionado hasta ahora este espacio protegido.
Una de las protagonistas de estas entrevistas te citó “Debemos adaptarnos a la montaña en vez de adaptar la montaña a nosotros”. ¿Tiene un significado especial, nuevo, esta frase tuya, en estos momentos? Todos los montañeros no son iguales. Siempre ha sido así. A diferentes escalas, desde que se inició el alpinismo, ha habido un eterno debate entre deporte o aventura. Algunos deportistas tienden a poner la montaña más a su medida, adaptándola para hacer el 'ejercicio físico' que les gusta, con más comodidad y seguridad. No dudan en tener construcciones a alta cota y en facilitar los accesos. Y así transforman la montaña, adaptándola a ellos. Otra cosa es la aventura en la montaña, que necesita de un espacio virgen, bien conservado, menos accesible, más incomodo, no tan fácil de dominar, y hay que adaptarse a él. La aventura es mas enriquecedora, y es la aliada de la conservación de las montañas.
Pero sí, sí ha cambiado algo, mucho. Goretex, materiales muy técnicos, equipos superligeros y de alta calidad, ropa que se seca puesta en minutos después de una tormenta, teléfonos móviles, sistemas de alerta rápida y localización GPS en accidentes, predicciones meteorológicas de alta precisión, más acceso a tecnificación para practicar el montañismo... Hoy, con todo esto, es hora de ser más generosos, dejar a las montañas en paz, no crear infraestructuras en ellas, eliminar las disparatadas que aún se mantienen, recuperar cimas. Eso es una señal de progreso de más nivel que el goretex.
"Hay que adaptarse a la montaña, no adaptar las montañas". 
EN BREVE:
Tú última travesía “de esquí de montaña”. Una mañana en el Veleta. Está muy cerca de casa.
El itinerario más espectacular de Sierra Nevada. Para mí, la subida en invierno a algunas cumbres de la cabecera del Genil. El paisaje me corta el habla. 
¿Cuál es la ruta más dura? Ninguna ruta es dura, quizás nosotros estamos blandos para algunas. La montaña no es dura, es montaña.
Un lugar para ver amanecer. Hay un sitio secreto, donde algunos días amanece dos veces cada mañana. Allí el sol entra primero por un barranco, con un chorro de luz, que desaparece en minutos, quedas en sombra y luego vuelve ya encendiendo todo el valle.
Un lugar para ver caer la tarde. En la alta montaña, en las zonas remotas. Allí, los atardeceres siempre son sobrecogedores. A la estética, a la belleza del paisaje, se sobrepone la caída de la temperatura, la luz que se apaga. Se para el viento, frío, oscuridad, silencio. Ese es el sitio del mejor atardecer.
Sierra Nevada, ¿en verano o en invierno? El invierno agranda la montaña, la hace menos accesible, está mas solitaria, y eso le da más valor. El verano también da mucho de si; por la Sierra corre aire fresco en los días mas calurosos, y es un placer. Quedan rincones mágicos para todo el año.

domingo, 2 de junio de 2019

Matriz DAFO y análisis CAME MOOC Dirección Pública

Como tarea evaluable del Módulo C, "la perspectiva estratégica de la direccion pública", del curso MOOC de Dirección Pública he realizado una adaptación/actualización del análisis simplificado del DAFO y de la estrategia CAME  de mi centro de trabajo. Me ha costado (casi) más el uso de la herramienta CANVA, con la que no estoy familiarizado que la propia actividad (😆)

Enlace a CANVA. 👉 https://www.canva.com/design/DADbuDLgxOQ/4KAlZ-GlHd_lcNlFIL8UMA/view



jueves, 23 de mayo de 2019

¿Un gesto admirable?, mejor dos.

Una de las tareas del módulo B "Gobernanza y Dirección Pública" del curso MOOC sobre Dirección Pública se refiere a compartir "un gesto admirable" a partir de la siguiente reflexión:

El valor público no es propiedad de los partidos políticos, instituciones de servicio público, disciplinas académicas o profesionales. El valor público se define y redefine a través de la interacción social y política. Compromete a políticos, funcionarios y comunidades. Los funcionarios públicos deben involucrar a la autoridad política, colaborar entre sí dentro y entre los límites institucionales, administrar de manera eficiente y efectiva, interactuar con las comunidades y los usuarios de los servicios y desarrollar reflexivamente su propio sentido de vocación y deber público”. Smith, R.F.I. (2004). Focusing on Public Value: something new and something old. Australian Journal of Public Administration, 63(4), 68-79.
He tenido la suerte de tener buenos jefes de los que he aprendido mucho en mi carrera profesional en la Junta de Andalucía, casi 30 años ya, pero voy a hacer referencia a dos 'gestos admirables' fuera de este ámbito que me marcaron y que incorporé a mi acervo. Uno fue en mi época de 'bachiller', mi profesora de Literatura me calificó en un examen oral sobre Gustavo Adolfo Bécquer con un 8,5.  Me lo había currado, había recabado múltiples referencias y lo había redactado con esmero. Al final de la clase me llamó para decirme que hubiera tenido un 10 si hubiera sido un examen escrito pero que puntuaba también la forma de exponerlo y me corrigió varias coletillas y me dio algunos consejos sobre lenguaje no verbal (no con este nombre). Fue mi primera gran lección sobre la importancia de saber hablar en público y sobre la comunicación. 25 años después me la encontré y recordaba perfectamente el día de aquella anécdota y me dijo que era una de las lecciones que mejor había enseñado a lo que le contesté: "y yo de las que mejor aprendí".


El otro gesto admirable es una lección de mi padre. Un día, en una tesitura adolescente, me dijo que no tuviera miedo a la hora de tomar decisiones, que pensara las cosas, antes de actuar, pero que no dejara de actuar y me quedara pensando. Que él siempre estaría apoyándome, especialmente cuando me equivocara para apoyarme en una decisión, pero que no podría hacer nada en una no acción. Como jefe siempre he apoyado a mis colaboradores cuando han cometido errores; apoyar cuando todo sale bien lo hace cualquiera, lo importante es que sepan que el error es parte del aprendizaje y que no debemos no actuar por miedo a la equivocación.




lunes, 20 de mayo de 2019

Roberto Travesí. "Instantes precisos" nevadenses

Autor: Juan M. Marín Escribano. Roberto Travesí en el valle del Dúrcal, una tarde tormentosa en la que buscaba los fugaces rayos del sol y sus juegos de luces.
Sierra Nevada es un lugar muy fotogénico, y hay muchos y muy buenos fotógrafos de Sierra Nevada. Esta semana he escogido como protagonista de mis reportajes a uno de ellos, Roberto Travesí, en el que he destacado su habilidad y su tenacidad para buscar "instantes precisos" de los paisajes y de la biodiversidad nevadense. Su conocimiento de la Sierra y de la fotografía le permiten 'atrapar' impresionantes escenas de la vida nevadense.

Así quedó la versión en la web del periódico:

https://www.granadahoy.com/sierra_nevada/Roberto-Travesi-Ydanez-Instantes-precisos-nevadenses-Paisaje-paisanaje-Ignacio-Henares_0_1355864401.html

con una galería adicional de fotos con "Las cuatro estaciones" :

https://www.granadahoy.com/sierra_nevada/Cuatro-estaciones-Sierra-Nevada_3_1355894398.html

Y así quedó la versión impresa.


Sierra Nevada, Paisaje y Paisanaje


Roberto Travesí Ydáñez

'INSTANTES PRECISOS’ NEVADENSES

  • Es uno de los fotógrafos de naturaleza que mejor ha captado la esencia de la alta montaña mediterránea.
  • Sus imágenes ilustran las páginas de numerosas publicaciones sobre Sierra Nevada.
Autor. Miguel Cerón.

Nacido en Granada, naturalista vocacional, cursó estudios de Ciencias Biológicas. En aquella etapa, a principios de los 90, encuentra en la fotografía el complemento ideal para sus trabajos de campo. Posteriormente se fue abriendo hueco profesionalmente, logrando convertirse con el paso del tiempo en uno de los más acreditados fotógrafos de naturaleza en el panorama nacional, 'triunfando' incluso fuera de nuestras fronteras con algunos de sus trabajos.

Su conocimiento del medio, de la biodiversidad y de los paisajes nevadenses, y su sensibilidad para transmitir 'instantes precisos' de la vida en la alta montaña, han llevado sus imágenes a las más prestigiosas publicaciones nacionales (Quercus, National Geographic, Muy Interesante, Geo) y a los suplementos semanales de naturaleza (‘especies’ prácticamente extinguidas) de los principales periódicos. También hay imágenes suyas en relevantes enciclopedias y coleccionables sobre naturaleza y medio ambiente.

Tiene 14 libros publicados como autor de sus fotografías y múltiples colaboraciones en libros sobre Sierra Nevada, de diferente contenido. Las imágenes con su nombre son un sello de calidad, un apreciado adorno visual, que buscan, (que buscamos), los que escriben sobre nuestra montaña.

Cuenta en su haber con multitud de reconocimientos, galardones y premios en diferentes concursos, entre los que se encuentra, en dos ocasiones, el organizado por el Natural History Museum de Londres y la BBC, el Wildlife Photographer of the Year, el de mayor prestigio internacional en fotografía de naturaleza.

En la actualidad está dedicado a la docencia, divulgando tanto naturaleza como formación fotográfica.
Senecio nevadensis y Baetica ustulata. Dos endemismos de las altas cumbres nevadenses inmortalizados en una imagen excepcional por la presencia de la nieve en plena floración.
Empezamos con una pregunta obligada, ¿es difícil vivir en la actualidad profesionalmente de la fotografía de Naturaleza? Demasiado complicado, máxime teniendo una familia numerosa como la mía (cinco hijos). La pasada crisis general cortó de raíz las publicaciones, y la era digital hizo accesible la fotografía a multitud de personas… cualquiera imparte ya cursos sobre la misma. Aunque lo que se vea en internet no sea sinónimo de calidad, parece que lo importante hoy día es estar delante de la acción y capturarla como sea… luego se confunde fotografía con retoque (photoshop u otras aplicaciones para smartphones).
¿Cuál es la foto que más trabajo te ha costado hacer? La 'suerte' es fundamental, alguna vez fotografías difíciles ,que requieren trabajo para su consecución se pueden presentar sin apenas trabajarlas. En otras ocasiones hay un trabajo de meses para planificar unas imágenes. No obstante, siempre recuerdo el reportaje completo que realicé de la abubilla durante los estudios de Ciencias Biológicas: 20 jornadas continuadas en las que tuve que sacrificar algunos días de clase en la Facultad.
Águila real. Para captar el majestuoso vuelo del águila real hay que armarse de paciencia. Tres largos días, con sus noches, de espera en el interior de un reducido ‘hide’ fueron necesarios para esta imagen.
Estamos en la Semana del Libro. Recomienda uno de Sierra Nevada que creas 'de obligada lectura' para conocerla. Es una pregunta muy difícil de contestar ante la amplia, afortunadamente, variedad bibliográfica de la Sierra. Hay muy buenas guías que contienen una información amplia, 'un todo en uno', pero para tener una correcta perspectiva yo recomendaría los dos volúmenes del profesor Manuel Titos: “Sierra Nevada: una gran historia 
¿En qué andas metido en estos momentos? Estos días atrás he estado parcialmente dedicado unas jornadas a la chova piquirroja, una especie que parece en regresión en toda su área de distribución. El año pasado retomé, por y fin tras varios años pendientes, el acentor alpino y el topillo nival, dos especies emblemáticas… me gustaría este verano poder dedicarles más tiempo. Por lo demás y aunque no sea muy viable en los tiempos actuales, sigo anhelando la publicación de un libro de fotografía sobre Sierra Nevada.

¿Qué se te ha resistido, qué tienes pendiente? ¡Tantas cosas y tan poco tiempo! Me faltarían varias vidas para poder calmar mi ansia por representar Sierra Nevada como se merece.
Cabra montés. A finales de año, en la época de celo, los machos cortejan a las hembras.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras… ¿cuál utilizarías para fomentar el interés por la naturaleza nevadense? Una hembra de cabra montés con su choto cruzando alegremente un inexpugnable tajo vertical, por ejemplo.
¿Y qué imagen seleccionarías en una campaña para despertar el sentimiento de la necesidad de la conservación de nuestra gran montaña mediterránea? Usaría una con unos bañistas en una laguna de alta montaña en cuyo borreguil hay varias 'corraletas' usadas como vivac y varias tiendas de campaña (y añado yo: y unos cuantos dándose un chapuzón alegremente).
¿Cómo ves Sierra Nevada en estos momentos? ¿Qué ha cambiado en los últimos 30 años? El estatus legal del macizo y el buen hacer y criterio de sus gestores se ha notado afortunadamente, aunque todavía quedan muchos asuntos por resolver y no todo es perfecto. Un ejemplo a cuidar es la transformación, a mal, de algunos rincones del paisaje alpujarreño, o las interminables obras año tras año del negocio del esquí y sus 'necesidades de novedades'.
Llevas desde hace muchos años sacando imágenes de la alta montaña ¿Hay alguna huella del 'cambio climático' en tus fotografías? Con mis imágenes intento reflejarlo, como otras personas, aunque es una cuestión muy relativa, ya que una imagen dramática puede ser reflejo de un hecho aislado y excepcional y no de un verdadero cambio de decenios. Como ejemplos, de esta evidencia en Sierra Nevada, podría citarte la imagen de una montés que baja a beber a un charco que antes fue una hermosa laguna o la de especies (de flora o de fauna) desenvolviéndose a una altitud completamente inhabitual hace unas décadas.
    Narciso de Sierra Nevada. Esta población, la de mayor altitud del macizo, fue descubierta por Travesí.
¿Cuáles son las principales amenazas para sus paisajes, para su flora y para su fauna? El hombre y el hombre. Pero el hombre 'moderno'. Hay que entender que el ser humano ha modelado Sierra Nevada desde la Prehistoria… el uso de los recursos naturales de una forma racional es compatible… Además el abandono de la agricultura tradicional y sus sistemas de riego, la pérdida de la ganadería extensiva, tienen efectos negativos para la conservación de los espacios naturales.
Atrévete a sugerir una norma, una directriz, una condición… para los gestores de Sierra Nevada. La gestión del parque nacional y natural de Sierra Nevada es muy compleja y a su frente hay personas muy capacitadas e inteligentes; pero las dificultades muy variadas y a veces escabrosas y los intereses en juego son muy potentes. Por citar alguna y no extenderme, deberían ampliarse perímetros de protección de ciertas zonas que lo necesitan, como el robledal del Maitena.
¿Algún mensaje para los que vienen a 'retratar' a Sierra Nevada, en ocasiones desde lugares recónditos? En general, que disfruten de manera inocua de la Sierra, no dejando basuras, no pisando inadecuadamente la flora y respetando escrupulosamente la fauna (obtener una determinada imagen no justifica de ninguna manera un procedimiento lesivo). En cualquier caso, seguir las directrices de la 'guardería' y solicitar los permisos necesarios. Y si el destino son las cumbres, que no desprecien la climatología cambiante de las alturas y se equipen y protejan adecuadamente.

FOTOGRAFÍA DE LA NATURALEZA: DOBLE PASIÓN

Hace ya tres décadas, el fotógrafo John Hannavy decía: “la fotografía es probablemente la forma más eficaz de comunicación visual. Las televisiones, las revistas, los anuncios nos lo recuerdan constantemente”; por aquellas fechas internet era todavía prácticamente un desconocido y la fotografía se presentaba como la más importante proyección de los pensamientos, de las ideas y, sobre todo, de las imágenes. Hoy, la fotografía sigue en auge, la comunicación visual es cada vez más potente en medios de comunicación clásicos y en las redes sociales, pero también la 'manipulación', la elaboración y fabricación de imágenes. Pese a todo, sigue habiendo 'fotógrafos' en el sentido literal de la palabra y 'de la naturaleza' que suman a la pasión por la fotografía, otra de la misma intensidad y fuerza por el medio ambiente, por la fauna y flora, por la vida misma. Roberto Travesí es un genuino ejemplo de esa doble pasión centrada especialmente en Sierra Nevada, a la que hay que sumar la pasión por su ‘gran’ familia. Su padre lo introdujo en la Naturaleza y en el mundo de la imagen y él transmite a sus hijos estas pasiones.
“Con tres de sus cinco hijos en un gran pino salgareño, durante una excursión familiar hace una década”.
    CUATRO ESTACIONES.



    PRIMAVERA. Al final de la primavera, la media montaña de Sierra Nevada se tiñe de un alfombrado amarillo de piornal en flor, en este caso de Cytisus galianoi, endemismo nevado-filábrico. Valle del Trevélez.

    VERANO. El Mulhacén, parece mostrar su furia por las crecientes ‘cicatrices’ que se van acumulando en su vertiente occidental a causa de las salidas de vereda de los excursionistas.

      OTOÑOAcer granatense frente a la primera nevada otoñal en la cabecera del río Genil.

      INVIERNO. A través de un hueco en el mar de nubes, el emblemático Veleta nos muestra, las justificaciones del ‘progreso del hombre moderno’, lejos ya de aquellas hogueras que portaban los neveros en otras épocas.




lunes, 15 de abril de 2019

Observando, y gestionando el cambio climático




De nuevo he tirado de amigos cercanos para poner de relieve dos cuestiones que quería resaltar aprovechando 'la ventana' que me da el periódico Granada Hoy con la serie de entrevistas que he titulado "Sierra Nevada, paisaje y paisanaje". Quería traer a colación a alguien que hablara del cambio climático, aquí y ahora y de la necesidad de actuar, ya, ante este importante reto de la Humanidad. Alguien que lo hiciera, sin alarmismos, sin catastrofismos y con la cercanía y conocimiento por estar trabajando en el Observatorio, y Laboratorio, de Cambio Global de Sierra Nevada. Pero a José Miguel Barea, el protagonista, le venía 'chico' este asunto porque él es mucho más que uno de los puntales del Programa de Seguimiento del Observatorio y por eso he completado el 'retrato' con un apartado a su faceta de 'joven naturalista moderno'. 

Con todo el equipo, por todo lo alto.


Adjunto enlace a la edición digital:
https://www.granadahoy.com/granada/Jose-Miguel-Barea-Observando-gestionando_0_1345066177.html


Sierra Nevada, Paisaje y Paisanaje

José Miguel Barea Azcón

Observando, y gestionando, el cambio climático.

* Coordinador del Seguimiento de fauna en el Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada.
* Naturalista, investigador, divulgador, gestor ambiental.

 José Miguel Barea frente a las cumbres del Mulhacén y la Alcazaba una tarde de
verano.


José Miguel Barea lleva ya casi 20 años trabajando para la administración ambiental andaluza, desarrollando proyectos con diferentes grupos de fauna, principalmente aves y mamíferos entre los vertebrados, y lepidópteros, odonatos, coleópteros y moluscos dulceacuícolas, entre los invertebrados. En la actualidad trabaja en el Seguimiento del Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada como coordinador de los seguimientos de fauna. Su participación en el proyecto Life Adaptamed le ha introducido en el campo de la gestión adaptativa, formando parte del equipo multidisciplinar mixto entre gestores y científicos.

Las montañas, son observatorios privilegiados del cambio climático... Efectivamente, por
muchas razones. Las montañas acogen ecosistemas y comunidades especialmente sensibles
al cambio climático. La atmósfera y la capa de ozono son finas, la radiación muy alta, las
condiciones frías facilitan la condensación de compuestos semi-volátiles y la orografía ejerce
un efecto barrera ante sustancias y microrganismos transportados a lo largo de largas
distancias por las masas de aire. Las comunidades de organismos se encuentran
especializadas a unas condiciones extremas.

3. En la estación meteorológica de Cáñar. Autor J. Enrique Gómez

Y Sierra Nevada muy en especial... La situación biogeográfica, la paleohistoria de Sierra
Nevada... la hacen muy especial y aquí encontramos una biodiversidad única en Europa y en
el Mediterráneo, con más de 2.300 especies de plantas vasculares, más de 4.000 especies de
insectos descritas, casi 300 especies de vertebrados... además con un elevado número de
especies endémicas, joyas vivientes que no podemos dejar que se pierdan. Hemos de facilitar
los procesos de adaptación para cuya implementación la gestión ya dispone de herramientas
adecuadas.


Se habla de los efectos del cambio climático en el Ártico, en islas remotas del Pacífico,
pero el cambio climático también tiene efectos aquí y ahora. Totalmente de acuerdo, el
cambio climático no es una cuestión con efectos sólo en regiones remotas del planeta. En
Sierra Nevada los efectos ya se están observando y las consecuencias no son sólo
ambientales, sobre la biodiversidad, también hay impactos socioeconómicos de gran calado.
Por ejemplo, hemos comprobado en el marco del Observatorio de Cambio Global una subida
de las temperaturas y una tendencia negativa de la cantidad de precipitaciones... Las
condiciones en las lagunas de alta montaña, (ecosistemas únicos, extremadamente complejos
y sensibles), han cambiado notablemente en las últimas décadas... Se han constatado efectos
sobre la biodiversidad que involucran la aparición de nuevas especies y la rarificación de otras.
Sin ir más lejos, el prestigioso diario británico The Guardian incluye a la ‘niña de Sierra
Nevada’, una pequeña mariposa, entre las diez especies más amenazadas por el cambio
climático del Planeta junto a otras especies icónicas como el pingüino de Adelaida o los corales
que forman la famosa Gran Barrera.

En un muestreo de invertebrados

En el apartado de fauna ¿qué indicadores habéis seleccionado?. Los insectos y las aves
tienen un papel protagonista en nuestros seguimientos de fauna. Son grupos muy sensibles a
los cambios ambientales, y se cuenta con multitud de valiosos datos históricos previos. Entre
los insectos, destacamos el esfuerzo que se está haciendo en el seguimiento de mariposas
diurnas, como uno de los grupos de bioindicadores que reúne mejores condiciones para trazar
los cambios en el clima y en los usos del territorio. Aves y mariposas diurnas son además
objeto de seguimiento a lo largo de multitud de puntos distribuidos por todo el Planeta, lo que
confiere un enorme valor añadido, para comparar resultados y extraer conclusiones a gran
escala.

¿Qué le está ocurriendo a los pájaros en una montaña como la nuestra, al Sur de
Europa? Las comunidades de aves de Sierra Nevada han cambiado mucho en las últimas
décadas. Si comparamos las comunidades actuales con las de los 80, vemos una reducción en
el número de individuos, la aparición de determinadas especies y el deterioro especialmente
acentuado de las poblaciones de especies asociadas a la alta montaña.
Por otro lado, el abandono de la agricultura y la ganadería junto a las políticas de conservación
y el importante trabajo de gestión forestal ha facilitado la mejora del estado de los bosques de
Sierra Nevada. Esta nueva situación podría estar favoreciendo a determinados grupos de aves
en los que se ha detectado un incremento destacado durante este periodo. También estamos
observando el hecho de que especies propias de zonas más bajas experimentaron cambios
positivos en sus poblaciones, mientras que especies con preferencias por zonas elevadas
mostraron tendencias negativas.

En un seminario divulgativo organizado por IDEAL sobre cambio climático con el director del parque nacional, Javier Sánchez, el coordinador científico del  Observatorio de cambio global, Regino Zamora y el periodista Juan Enrique Gómez. 

¿Cuál es el 'estatus' de las poblaciones de rapaces en Sierra Nevada? Sierra Nevada
cuenta con nutridas poblaciones de rapaces. La ‘reina’ de la Sierra es sin duda el águila real,
con más de 20 parejas reproductoras. Prácticamente no hay valle en donde no encontremos
territorios ocupados. La perdicera, por su parte, ocupa zonas menos elevadas con una
población reproductora promedio de 11 territorios en la última década.
En los últimos años, además, estamos asistiendo a la recolonización de dos especies de
rapaces necrófagas, el buitre leonado y el quebrantahuesos. Hace unos años se veían pocos
buitres sobrevolando Sierra Nevada, mientras que en la actualidad la presencia de esta especie
se ha consolidado. No hay constancia de que se estén reproduciendo en Sierra Nevada, pero
todo llegará... El ‘quebranta’ también es un morador habitual ahora, con presencia constante de
varios individuos excepto en pleno invierno. Esta recuperación es el fruto del buen trabajo de
los responsables del programa de reintroducción de esta especie con las crías y liberaciones
que se llevan a cabo en las cercanas Sierras de Cazorla, Segura, las Villas y en la de Castril.



¿Qué le pasa a la chova piquirroja? Esta ave es emblemática de la montaña y su piar está
inexorablemente unido a esa fabulosa sensación que experimentamos al asomarnos a un
paisaje abrupto de montaña. El problema con esta especie no es otro que los cambios en los
usos del suelo y la gestión actual de la agricultura que afectan a su alimento, los insectos.
También la matorralización de los pastizales de alta montaña tiene efectos. Esta especie ha
disminuido cerca de un 60% en España en diez años por lo que estamos preocupados y
haciendo un seguimiento en colaboración con la Universidad de Granada.

¿Cuál es el carnívoro más 'en peligro' en Sierra Nevada? El carnívoro más amenazado de
Sierra Nevada es el gato montés. En realidad, las poblaciones de este felino han sufrido una
regresión importantísima en toda la provincia de Granada en menos de dos décadas. Los
motivos aún no están del todo claros. En Sierra Nevada, nuestro trabajo mediante seguimiento
a través de trampeo fotográfico ha desvelado la presencia de unos 74 individuos. Las mejores
poblaciones se mantienen en la orla forestal de la Sierra Nevada almeriense y en determinados
puntos de las alpujarras granadinas. Urgen medidas para la conservación de esta especie que
se está perdiendo de forma silenciosa.
Investigación. Especialistas en mariposas en una sesión de campo. Autor J. Enrique Gómez

Y a las mariposas, ¿cómo les va? En el Observatorio de Cambio Global contamos con
completos seguimientos de este grupo, en los que colabora una red de voluntarios, que han
desvelado que cada vez hay menos mariposas en Sierra Nevada. Esta conclusión es extensiva
a toda la superficie del Parque excepto para las zonas de cumbres en donde las poblaciones
parecen estar creciendo. La explicación a este crecimiento en las zonas más elevadas hemos
de buscarlo en que las cumbres se han convertido en un lugar más ‘amigable’ para las
mariposas debido a la subida de temperaturas y la reducción de los periodos de innovación que
está facilitando que algunas especies propias de zonas no tan altas ‘pasen arriba’ cada vez
más tiempo y encuentren la ‘ventana de oportunidades’ que necesitan para tratar de completar
sus ciclos vitales. Algo que hace unas décadas seguramente sería impensable. La reducción
de las poblaciones de mariposas en zonas bajas se debe a la pérdida de usos tradicionales que
está favoreciendo la escasez de hábitats en mosaico que favorecen la aparición de multitud de
nichos ecológicos. Esto nos indica la importancia de conciliar en la montaña la conservación
con el mantenimiento de las actividades tradicionales como la ganadería extensiva o una
agricultura de montaña.

Exponente del ‘nuevo naturalismo’

Seguimiento de aves junto a Fran 'Parody' . Autor J. Enrique Gómez
José Miguel Barea Azcón es de formación, licenciado en Ciencias Biológicas, especializado en Zoología, lo que venía a llamarse un “biólogo de bota”, de campo. De vocación, es uno de los nuevos grandes naturalistas, heredero de aquellos investigadores decimonónicos enciclopédicos de Historia Natural y de los grandes naturalistas del siglo XX como Félix Rodríguez de la Fuente, Valverde o Araujo. Lo mismo lo encuentras en un seminario internacional de seguimiento de mariposas diurnas, junto a los más importantes investigadores europeos, que inventariando pequeños moluscos de agua dulce o proponiendo ideas para la
renaturalización del Río Genil por la ciudad y para eliminar las barreras que impiden el paso de la nutria hacia Sierra Nevada. José Miguel Barea es uno de los grandes naturalistas ‘modernos’. Como sus antecesores, es un biólogo 4X4, un ‘todo terreno’, que aunque especializado en fauna, tiene un conocimiento muy amplio en otras disciplinas y una curiosidad y una pasión eternamente juvenil por descubrir, por conocer. Su motivación y entusiasmo por emprender nuevos proyectos, por explorar ideas, por abrir nuevos campos de investigación, es digna de admiración y debiera ser una 'enfermedad' infecto-contagiosa. De casta le viene al galgo y él la heredó de sus padres y la comparte con su mujer y sus hijos pequeños.

Con su mujer Elena y sus hijos.