viernes, 30 de octubre de 2015

En tiempos de Maricastaña

Castaño centenario en el río Laroles. Jorge Garzón
Estamos en tiempos de otoño y he dedicado el artículo de esta semana al castaño europeo una especie que sentimos como muy familiar de la que he procurado desentrañar algunas cuestiones que creo que son desconocidas para mucha gente. Pensé titularlo tiempo de castañas o toma castaña pero la periodista Lola Quero me ha corregido y ha reconvertido el material que le entregué en un reportaje que espero haya gustado. La foto de los senderistas junto al extraordinario castaño centenario en el río Laroles de mi amigo Jorge Garzón (utilizada en nuestro libro "Las Aves de Sierra Nevada") ha servido para abrir el reportaje que me ha salido al final un poco medio "Paraíso de Biodiversidad" y medio "Montaña de Oportunidades". Las otras imágenes son de un compañero, Juan Reyes.

Adjunto enlace  a la edición digital (más reducida que la versión en papel).

http://www.granadahoy.com/article/granada/2143659/desde/tiempos/maricastana.html.



Los castaños, de los primeros afincados’ en Sierra Nevada

El castaño es un árbol introducido desde muy antiguo en nuestro país y forma parte del paisaje ‘natural’ de muchos pueblos de la Sierra. 

Los castaños pertenecen a la misma familia, (Fagáceas), que los robles y las hayas. Ni el "castaño de Indias", del género Aesculus, tan común en nuestros parques y plazas, (denominado así por producir frutos de apariencia similar pero que no son comestibles),  ni el llamado "castaño de agua", (Eleocharis dulcis), que pertenece a la familia de las Ciperáceas, están emparentados con nuestro castaño europeo.

Distribución: El origen primitivo esta especie parece estar situado en la zona de Balcanes, Asia Menor, Cáucaso. Se ha cultivado desde la Antigüedad por su fruto y madera y su distribución actual ocupa toda la región mediterránea septentrional llegando a algunas zonas montañosas del norte de África. En muchas zonas europeas se ha asilvestrado o naturalizado.  Algunos historiadores han señalado que la llegada de los castaños a la península Ibérica hay que agradecérsela al Imperio Romano, que la había importado de la antigua Grecia. La afición de los romanos por este fruto, les llevó a extender esta especie por todo el Imperio. Sin embargo algunas investigaciones recientes han encontrado polen y restos de carbón de castaño anteriores a la conquista romana, aunque no han podido precisar la especie.

En Sierra Nevada, tanto en la comarca del Marquesado del Zenete como en la Alpujarra, se cultivó por su interés económico. La madera es buena para la construcción, forma parte de la arquitectura popular, pero también se ha usado para carpintería y ebanistería. Los brotes jóvenes, fueron utilizados para los aros de tonelería.

Descripción: El castaño, cuyo nombre científico es Castanea sativa, es un árbol corpulento que llega a alcanzar los 35 m. de talla con porte regular, derecho, majestuoso. Posee un sistema radical muy desarrollado.
La corteza es lisa y delgada, verde-parduzca en los ejemplares más jóvenes y luego se espesa y se resquebraja en los más viejos pasando a gris-parduzca.
Sus hojas son simples, alternas y con marcescencia otoñal. Los bordes foliares tienen diente de sierra y la nerviación es pinnada muy regular. Glabrescentes o pubescentes (sin pelos o con pelos finos y suaves),  en el envés.
El fruto está  encerrado en una cúpula, conocida como erizo, primero verde y luego se vuelve amarillenta y parda.
Florece en mayo-junio. La polinización es anemófila (por el viento) aunque colaboran los insectos.
En los meses de octubre y noviembre se produce la dehiscencia de los frutos llamados castañas (las tempranas se conocen como migueleñas y las tardías como sanmartiniegas por producir los frutos en torno a estas festividades).

Etimología: Del nombre científico del género, Castanea, que viene  del latín, derivan los nombres en muchos idiomas: castaño, castanyer, castiñeira, gaztaña, castagno, chataignier, incluso el alemán (kastanie) y el árabe (kostal).  Puede que los romanos tomaran el nombre del griego kastanion, por ser un fruto que se colectaba en la ciudad  de Kastania. Sativa hace alusión al carácter de comestible,  que se cultiva.

Gastronomía:
El castaño fue empleado tradicionalmente como base alimentaria por la población campesina, tanto mediante el consumo directo como en diversas recetas gastronómicas, y también como alimento para los animales domésticos (fundamentalmente cerdos), pero perdió su lugar de importancia en la dieta europea con la llegada de la patata de América a partir del siglo XVI. El papel alimenticio que tenía la castaña era tan importante que en algunos luagares, como en el interior de Galicia, durante mucho tiempo, se le siguió llamando castañas (marinas-de ultramar) a las patatas.

La castaña puede consumirse cruda, aunque también cocida o asada. En la actualidad se están recuperando variadas recetas que utilizan este fruto como base, sopa de castañas, potaje con setas y castañas así como purés y pastas. Pero sobre todo se está utilizando mucho la castaña para postres deliciosos que se suman al marrón-glacé de origen francés, tales como flanes, cremas o gtartas que combinan con múltiples productos, con lo que se aumenta enormemente el valor energético de las castañas.


Castaños y castañedas singulares.
En Sierra Nevada hay castañedas y ejemplares aislados incluidos en el catálogo de árboles y arboledas singulares de Andalucía entre los que podemos destacar los siguientes:

CASTAÑEDAS:

Castañar El Arroyo (Pórtugos)
Castañar de Huéneja. Área Recreativa Los Castaños.
Castañar de la Rosandrá en Aldeire,  en el área recreativa del mismo nombre.

CASTAÑOS:

Castaño de El Cortijo del Rey en Busquístar, entre robles y encinas, majuelos y rascaviejas. 18 m. de altura y 235 metros cuadrados de proyección de la copa.
Castaño del Pago de La Zubia (Válor). 20 metros y 262 metros cuadrados de proyección de copa. Entre almendros, próximo a un encinar.
Castaño El Abuelo. En la Vereda de la Estrella, Güéjar-Sierra. Supera los 20 metros y con una proyección de copa de más de 310 metros cuadrados. Hay otro “abuelo” famoso en el río Laroles de grandes dimensiones también aunque de porte más regular al crecer en una zona más llana.
Castaño Prieto en Pórtugos. Unos 17 m. de altura y más de 410 metros cuadrados de proyección de copa.

En el municipio de Soportújar hace unos años, la Consejería de Medio Ambiente inició la creación de un arboretum de castaños con todas las variedades andaluzas como reservorio genético de la especie. 


ORIGEN DE FIESTAS Y DICHOS POPULARES

El 1 de noviembre se celebran en muchas localidades de Sierra Nevada la Fiesta de la Castaña, que en algunos pueblos alpujarreños llaman de la Mauraca. Su origen es antiguo y parece que es una tradición traída por los campesinos gallegos que repoblaron la comarca tras la expulsión de los moriscos. Durante la fiesta los vecinos asan castañas en las calles y plazas y le “achuchan” con licores. Tienen gran ambiente las que se celebran en las localidades del Valle del Poqueira  (Capileira, Bubión y Pampaneira), la de Capilerilla (perteneciente a La Tahá de Pitres) y la de Mecina-Bombarón.

La expresión ¡Toma castaña! es una exclamación que se utiliza para expresar sorpresa por algo bueno o por algo malo. Dar la castaña, tiene el mismo signficado que dar la vara, dar la ‘paliza’ (figuradamente). Por su parte sacar las castañas del fuego se utiliza para indicar que se saca a alguien de un Finalmente en tiempos de María Castaña (o Maricastaña) se refiere a una época antigua ya que María Castiñeira fue una mujer del siglo XIV de la que se sabe en realidad muy poco, aunque se cree que fue la cabecilla de una revueltacontra la iglesia por los abusivos tributos que el obispo de Lugo , Fray Pedro López de Aguiar, cobraba a través de su mayordomo y recaudador, Francisco. El propio Cervantes utiliza esta fórmula de referencia temporal para referirse a un pasado muy lejano, “… en tiempos de Maricastaña, cuando hablaban las calabazas".


Y aquí os dejo las imágenes de cómo quedó la edición en papel y las fotos originales.




Detalle del fruto del castaño.Juan Reyes

Castaños en Cáñar. Juan Reyes


martes, 27 de octubre de 2015

A vueltas con el teleférico

Viñeta de Mayoyo: Torresférico
He escrito en la columna que tengo en el diario digital El Independiente de Granada y que he denominado "En mi ambiente" sobre el teleférico, (el puto teleférico según un amigo mío al que no voy a a nombrar para no perjudicarle). Puedes consultarlo pinchando AQUÍ  A vueltas con el teleférico | El Independiente de Granada.

Lo he titulado así porque el asunto lo ha traído a colación el ínclito arcarde de Graná en unas declaraciones gloriosas en una semana en la que se ha lucido (por encima de lo normal) en varias ocasiones.

No es la primera vez que escribo sobre este "columpio". Puedes encontrar más información al respecto en este blog en este enlace.

o directamente, si te sugieren algo los títulos, en los siguientes artículos:











El bosque encantado.

La Dehesa del Camarate es un lugar privilegiado para disfrutar de la ‘otoñada’, un espectáculo de colores que durante unas pocas semanas atrae a senderistas de múltiples procedencias, naturalistas y fotógrafos de naturaleza.

Reproduzco el artículo publicado el viernes pasado en el periódico Granada Hoy sobre la Dehesa del Camarate. Acceso a la edición digital en este enlace

http://www.granadahoy.com/article/granada/2138571/bosqueencantado.html 

Con esta doble página completo un año ininterrumpido en mi colaboración semanal todos los viernes en el periódico desde que  el 24 y el 31 de octubre comencé esta doble aventura de divulgación de Sierra Nevada, como Paraíso de Biodiversidad y como Montaña de Oportunidades: 

Ver entrada "Por fín es viernes": http://ignaciohenares.blogspot.com.es/2014/11/por-fin-es-viernes.html 

Y así ha quedado la doble entrada en la versión en papel con la que completamos un ciclo gracias a la colaboración de Luis Ordóñez, Javier Olivares y José Miguel Barea en las imágenes y la de Lola Quero en la edición. 

 





















































Completo esta enytrada en el blog con algunas imágenes adicionales de la Dehesa del Camarate tomadas hace unos días.
Autor: José Miguel Barea

Autor:  José Miguel Barea
"Póker de colores". Tejo, roble, abedul y cerezo silvestre. Autor Luis Ordóñez.
Arce solitario junto a árbol de nube
Patrimonio cultural asociado. Ermita (JM Barea)
Patrimonio cultural asociado. Tentadero (JM Barea)

f

domingo, 18 de octubre de 2015

El árbol de las brujas


Ejemplar de tejo incluido entre los árboles singulares de Andalucía
Esta semana he dedicado mi colaboración semanal en el periódico Granada Hoy al tejo, un árbol longevo y mítico. He buceado un poco en los estudios sobre su distribución y he rebuscado en textos históricos que hacen referencia al tejo en Sierra Nevada y me ha salido este artículo en versión digital:

http://www.granadahoy.com/article/granada/2133448/arbol/las/brujas.html

y esta página impresa.

y he aprovechado para contar las dos versiones del origen de la expresión 'tirar los tejos'.


Origen de la expresión Tirar los tejos


Según la Real Academia de la Lengua se utiliza coloquialmente la expresión 'tirar los tejos' para indicar que alguien quiere insinuar su interés a otra persona o intenta manifestarle indirectamente lo que de él/ella espera.

Existen un par de teorías sobre la procedencia de dicho uso, una de ellas (la más extendida), nos lleva a un antiguo juego llamado ‘tejo’, que consistía en el lanzamiento de trozos de teja con el objeto de derribar un palo que se fijaba en el suelo previamente. Este juego se solía organizar en plazas y parques donde los viandantes tenían la oportunidad de presenciarlo. Los chavales, aprovechando la afluencia de algunas chicas entre los espectadores, tiraban los tejos cerca de ellas para así entablar conversación y flirtear con ellas.
Otra de las teorías, todavía más romántica,  nos lleva a una tradición de los antiguos pueblos celtas, que empleaban ramas de ejemplares de tejos como elemento decorativo en las festividades. Parece ser que cuando los pretendientes tenían interés por alguna chica, colgaban dichas ramas en las puertas de sus casas. 

Fruto del tejo, única parte comestible

sábado, 10 de octubre de 2015

La estrella de los senderos

Vereda de la Estrella, al fondo La Alcazaba. Autor: Luis Ordóñez.

La Vereda de la Estrella ha pasado, en poco más de un siglo, de camino para la salida del mineral extraído desde las minas recónditas de la Sierra a ser uno de los senderos más atractivos y famosos de nuestro Parque Nacional.

 Esta semana he dedicado mi colaboración en Granada Hoy al sendero de la Vereda de la Estrella, uno de los más atractivos y famosos del parque nacional de Sierra Nevada. El periódico le ha dedicado una doble página ilustrada con imágenes que me han cedido Luis Ordóñez, Antonio Ramos y Mariano Sevilla. 

He considerado que la entrada del otoño es una de las mejores ocasiones para invitar a conocer esta ruta y recomiendo el itinerario combinado por la Vereda de la Estrella con el que nos lleva al Cortijo del Hornillo, uno de los miradores naturales más impresionantes de las cumbres de Sierra Nevada. 


Ficha técnica

Nombre de la ruta: Vegueta del Caracol-Cortijo del Hornillo-Vereda de la Estrella-Vegueta del Caracol
Municipio: Güéjar- Sierra
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 16 km.
Desnivel acumulado: 700 m.
Tiempo: 6-7 horas
Dificultad: Baja, apropiado para todo tipo de senderistas incluso familias con niños.   
Cota máxima: 1.840 m.
Cota mínima: 1.180 m.
Época recomendada:  todo el año, especialmente primavera y otoño.


Pincha AQUÍ para acceder a la versión digital del periódico. El reportaje se ha convertido en una de las tres noticias más vistas del día lo que me llena "de orgullo y satisfacción".

http://www.granadahoy.com/article/granada/2128560/la/estrella/los/senderos.html




















Otoño en la Vereda de la Estrella. Luis Ordóñez

Castaño centenario conocido como El Abuelo en la Vereda de la Estrella. Luis Ordóñez

Entre robles divisando "los colosos". Mariano Sevilla

Vereda de la Estrella con la Alcazaba al fondo. Luis Ordóñez
¿De dónde viene el nombre de Vereda de la Estrella? 

A diferencia de la minería desarrollada en otros puntos de Sierra Nevada, más accesibles y de mayor productividad como las minas de hierro de Alquife, (ahora de nuevo a punto de reiniciar su explotación), las de plata en la localidad de Lanteira o las de oro en Cenes de la Vega, las explotaciones mineras conocidas como de la Estrella estaban situadas en lugares recónditos y agrestes paisajes. La penosidad del desplazamiento hasta los puntos de extracción y los rigores del invierno impedían buena parte del año el trabajo.  Las extracciones mineras en el Valle del Genil fueron numerosas y en diferentes localizaciones (Vacares, Veta Grande, Guarnón…). La senda minera desde la localidad de Güéjar Sierra hasta las minas de la Estrella, fue abierta a mediados del siglo XIX y acondicionada más tarde por la compañía belga que extraía el cobre de estas minas. En realidad eran varias explotaciones con nombres que hacían alusión a las esperanzas que depositaban en ellas: la Perla, la Mejor de Todas, la Esperanza, la Poderosa, el Trueno…

Nosotros encontraremos la primera, que se llamaba la Probadora, tras el paso del río por un pequeño puente, todavía con la boca de la mina abierta aunque recomendamos no asomar la cabeza para evitar riesgos.  Más oculta está la de la Justicia, y tras los muros que formaron el pequeño poblado minero y las estructuras de fundición, la mina de la Estrella propiamente dicha.

CORTIJO DEL HORNILLO 

El Cortijo del Hornillo  es uno de los miradores naturales más bellos de las altas cumbres occidentales, con impresionantes vistas de los colosos Mulhacén y Alcazaba

E
Balsa del Hornillo. Autor: Antonio Ramos

Casas del Hornillo. Autor: Mariano Sevilla
Cortijo del Hornillo. Autor: Antonio Ramos

Chimenea del Cortijo del Hornillo. Autor: Antonio Ramos