lunes, 18 de abril de 2016

Orquídeas serranas, poder de seducción.









Hace unos días, el amigo Sergio Martín Serrano, de SEO-Sierra Nevada, de El Objetivo Verde, de Desgranando Ciencia y de otras muchas iniciativas y proyectos, me lanzó el reto de escribir sobre las orquídeas aprovechando que es la temporada y cogí el guante y a la primera oportunidad he escrito este reportaje que ha contado, por haber hablado, de sus propias (estupendas) fotografías, además de otras que me han cedido mis compañeros Mario Ruiz del jardín botánico "Hoya de Pedraza" y María Luisa Rodríguez Tamayo. 

Así quedó el reportaje en Granada Hoy en la edición digital en los siguientes enlaces:

Orquídeas serranas, poder de seducción


Orquídeas presentes en Sierra Nevada


En el periódico me han fabricado una doble página a todo color con todo el material enviado:





SIERRA NEVADA, PARAÍSO DE BIODIVERSIDAD

ORQUÍDEAS SERRANAS, PODER DE SEDUCCIÓN

Aunque la mayoría de la gente asocia las orquídeas a ambientes tropicales o a las floristerías, nuestra Sierra también alberga una variada representación de plantas de esta familia de atractivas flores.




Las orquídeas son plantas herbáceas, perennes (raramente anuales), terrestres o epífitas, ocasionalmente trepadoras, algunas veces saprófitas. Se distinguen por la complejidad de sus flores y por sus interacciones ecológicas con los agentes polinizadores. La familia comprende aproximadamente unas 30.000 especies, a lo que habría que unir una cantidad de más del doble entre híbridos y variedades producidas en jardinería, por lo que se encuentra entre las familias de mayor riqueza de especies entre las angiospermas.  En la actualidad, en la Península Ibérica hay descritas un centenar de especies silvestres; de la mitad de ellas se ha podido confirmar su presencia en el macizo de Sierra Nevada.

FLORES EXCEPCIONALES

Ninguna familia de plantas tiene una gama de flores tan variada. Están altamente especializadas en relación a sus polinizadores y han desarrollado variaciones estructurales que facilitan la polinización por una determinada especie de insecto, pájaro o murciélago. Pueden surgir, dependiendo del género y la especie, de la base de la hoja, del rizoma o de algún entrenudo del 'bulbo'. Son hermafroditas, (raramente unisexuales), en general de simetría bilateral con los estambres fusionados al estilo y en las que destaca el labelo, un  pétalo modificado, que se distingue claramente de otros y de los sépalos por su gran tamaño y su forma irregular. 

PARA ADMIRAR Y PARA PROTEGER

Algunas orquídeas sufren diferentes amenazas por lo que están catalogadas como vulnerables o en peligro de extinción. Las causas de esa situación se deben a la alteración o fragmentación de los hábitats en los que se desarrollan y por la corta o arranque que algunas personas realizan, sobre todo de ejemplares vistosos, para su utilización como flores ornamentales o para nutrir colecciones botánicas. Todas las orquídeas silvestres de Sierra Nevada están protegidas tanto por la legislación de comercio  internacional de especies silvestres como por la legislación europea, española y andaluza por lo que su recolección está prohibida y puede ser objeto de sanciones administrativas y penales. Son por tanto las orquídeas unas plantas para admirar por su y singularidad y extraordinaria y enigmática belleza y para proteger dada su fragilidad y vulnerabilidad.

ORQUÍDEAS PRESENTES EN SIERRA NEVADA

Género Orchis. Es el género representativo de la familia de las Orquidáceas, del que toma nombre y está ampliamente representado en Sierra Nevada con 11 especies repartidas por todo el macizo. Presentan largas inflorescencias capaces de contener un número tal de flores, como para ofrecerlas a los polinizadores, durante al menos una veintena de días. Cuando alguna se marchita, es reemplazada rápidamente por otra de la parte superior de su espiga floral.





Género Ophrys. Las orquídeas abejeras, de las que en Sierra Nevada hay al menos 7 especies, tienen un aspecto tan distinto al resto de orquídeas, que difícilmente pueden confundirse. Sus flores imitan a la perfección la forma, coloración, textura, e incluso la fragancia de las hembras de ciertas especies de abejas y abejorros, que se dejan atraer engañados seductoramente por la orquídea. La estrategia consiste en incitarlas a ‘copular’ con la flor, con lo que el insecto queda impregnado de polen que transportará a  otras plantas.




Otras orquídeas presentes en Sierra Nevada.

En el macizo nevadense podemos encontrar orquídeas de otros géneros como Dactylorhiza (5 especies), Epipactis (3), Serapia –gallos-  (2), Spiranthes (2), Limodorum -plantas hambrientas o limodoros violeta- (2), Himantoglossum (2), Cephalanthera (2), Aceras antropophorum, conocida vulgarmente como orquídea del hombrecillo ahorcado, Anacamptis pyramidalis, denominada así por la forma de su inflorescencia, Neotia nidus-avis (nido de pájaro), Gymnadenia conopsea (mosquera, orquídea real, olorosa), Listera ovata (hierba de dos hojas) o Neotinea macullata.

Aceras antropophorum, orquídea del hombrecillo ahorcado.

Cephalanthera longifolia vive en claros de pinares, es la más común del género.

Limodorum abortivum se encuentra en encinares, especie muy escasa en Sierra Nevada.

Himantoglossum robertianum, u orquídea gigante, puede llegar a alcanzar hasta el metro de altura. De las de más temprana floración de la familia.
  
LAS ORQUÍDEAS NOS HABLAN

Aunque su utilización es muy extendida y se ha convertido en un regalo universal, el significado de las orquídeas es poco conocido. El mensaje principal está relacionado con la seducción y la belleza. También puede significar fecundidad. El color de la flor es también importante en este lenguaje simbólico.

Orquídea blanca: Amor puro e idealizado.
Orquídea amarilla: Amor con erotismo.
Orquídea rosa: Se utiliza para intentar seducir.
Orquídea roja: Expresa el deseo de hacer el amor.
Un último significado de esta flor que pocas personas conocen: las “bodas de orquídea” simbolizan los 55 años de matrimonio.


IMPORTANCIA ECONÓMICA



Tradicionalmente las orquídeas han sido utilizadas por distintos pueblos con fines ornamentales y medicinales. Los chinos fueron los primeros en cultivarlas desde el año 500 a. de C. Más tarde, por el siglo V, los griegos las empleaban como plantas medicinales. En América, los aztecas las utilizaban como plantas medicinales, especias, alimenticias y ornamentales. Una de las orquídeas empleadas por este pueblo fue la popular vainilla, usada para aromatizar el chocolate y traída a Europa por los conquistadores españoles a principios del siglo XVI.  A pesar de la gran diversidad de la familia, pocas orquídeas son cultivadas en la actualidad por otra razón que no sea la belleza de sus flores que ha pasado de ser un simple pasatiempo hasta ser una de las explotaciones comerciales de plantas más importantes.

Flores con un par de 'huevos'

Aunque estamos muy habituados a utilizar la palabra orquídea poca gente sabe que su nombre deriva del griego orchis = testículo, vocablo que se encontró por primera vez en los manuscritos de la obra De causis plantarum del filósofo griego Teofrasto y que datan aproximadamente del año 375  a. de C.  Esta denominación hace referencia a la forma de los tubérculos de las especies del género Orchis, orquídeas cuyos tubérculos dobles parecen testículos.


No hay comentarios: