viernes, 31 de agosto de 2007

Escapada a Gran Canaria


40 años sin conocer las Islas Afortunadas (dicen que este nombre lo recibieron porque se enteraron de la muerte de Franco una hora antes), a pesar de haber viajado hasta muchos lugares lejanos como Perú (que está de lejos “como de aquí a Lima”), Finlandia (tierra del Fin) o a la isla de Bali, por poner algunos ejemplos que me han hecho ganarme el apodo de Willy Blog, y en los últimos tres años he viajado a Tenerife, Lanzarote y ahora a Gran Canaria.

La primera reflexión profunda: ¡Qué poco cuesta madrugar cuando se está de vacaciones y es para hacer un viaje!

Los compañeros de viaje (Pili, Conchi, Inma y Pepe), han sido los mismos que cuando fuimos al Puerto de la Cruz, aunque la novedad está en el polizón que acompaña a Mariángeles en la “bodega”. En aquella ocasión venían “las niñas” Rocío y Nhaiara –allí conoció al Cansino- pero este año han preferido viajar por su cuenta a Ibiza y Benidorm.

Esta semana y el fin de semana de la Nochevieja de agosto en Bérchules han sido mis únicas vacaciones este año (excepción de los fines de semana de julio en la Herradura) y las he disfrutado con intensidad. En realidad tenía pocas exigencias: no madrugar, tiempo para leer novelas y “cosas” sin interés, baño, sol, sauna, tiempo para no hacer nada… vacaciones en definitiva.

Algunos nombres propios de los sitios visitados: Playa del Inglés, (donde nos alojamos), barrios de Vegueta y Triana en la capital, Arucas, Firgas, Agaete, (el dedo de Dios Padre no pudimos verlo porque ha sido amputado por un Dios menor como es Eolo), Mogán, Dunas de Maspalomas, (a este paso no va a quedar nada que reservar en la Reserva), Playa Amadores...

Mi hija se lo ha pasado estupendo porque sólo necesita ahora dos elementos en los viajes: playas (para jugar con la arena porque no se encuentra segura nadando en el mar) y piscina (para continuar su aprendizaje de natación, siempre con las gafas de bucear puestas) y espectáculos nocturnos que sigue desde la primerísima fila (magia, malabarismo, baile), sobre todo si necesitan voluntarios. Y una exigencia adicional: ir a la minidisco a diario a bailar canciones-juego internacionales. Más de la mitad son las mismas que aprendió en Punta Cana y en Túnez, incluidas el Veo, Veo y el chu, cu, chu del Tren (versión Teresa Rabal).

Por razones imprevistas he tenido una aproximación al Sistema de Salud de Canarias, (tanto a la Atención Primaria, visita a las urgencias de un Centro de Salud, como a la especializada con una mini estancia en el Hospital Materno-Infantil), lo que me ha hecho, por un lado, reafirmarme en la necesidad de defender, con uñas y dientes, la sanidad pública, que en esta comunidad autónoma está recibiendo fuertes inversiones evidentes en los últimos años y, por otro, sentirme orgulloso de la situación del sistema sanitario andaluz. Afortunadamente todo ha quedado en una pequeña alarma que obligará a tener reposo a Mariángeles y a unos meses finales del embarazo con un seguimiento especial.

Otra reflexión profunda: la gravedad del síndrome postvacacional no es proporcional a la duración de las vacaciones porque yo lo tengo tan gordo como si hubiera estado dos meses de descanso.

2 comentarios:

nhaiara dijo...

Bueno tras llevar unos cuantos artículos atrasados, hoy me he puesto al día.
Así que te escribo esto para darte animo a empezar con fuerza en el trabajo y para que sigas escribiendo aquí con la ilusion que lo haces, sin esperar nada a cambio, contando tantas y tantas cosas que nos hacen reir, que nos informan, o simplemente que hacen que te conozcamos un poco mas, haciendote cada vez mas transparente.
Bueno una gran noticia, el año que viene que sepas que me voy contigo de vacaciones, jeje!Eso si el cansino tambien se viene,jeje!Destino:ISLAS SEYCHELLES!!!
Gracias por ser como eres, te quiero muchisimo, tu bichito.

Ignacio Henares dijo...

Entonces te haré fotos en bikini y las colgaré en el blog y subirán las entradas y las descargas como la espuma. Un beso