viernes, 22 de mayo de 2009

Este partido se gana por la banda izquierda

Ha comenzado, formalmente, la campaña de las elecciones europeas. Como siempre, como demócrata, lo primero que me viene a la cabeza es resaltar la importancia de la participación en todos los comicios y como europeista destacar la relevancia especial de esta convocatoria. No siempre los españoles hemos gozado de la posibilidad que nos da participar con nuestro voto, (libre, igual), en las decisiones políticas y no siempre hemos estado en este Club de países avanzados y eso debería ser suficiente motivo para acudir a las urnas, también en esta ocasión, recordando a las generaciones de paisanos que no pudieron disfrutar de estos derechos, de esta oportunidad.

Porque buena parte de nuestro futuro se juega en Europa, en la Europa de las pequeñas decisiones, como el precio de los tomates o las normas que deben cumplir los juguetes, y en la de los grandes desafíos mundiales como la lucha contra el cambio climático.

Tenemos la imagen de que Europa ha avanzado mucho, aunque lentamente, durante la segunda mitad del siglo pasado, a base de grandes pactos, de consensos difíciles, pero en los últimos años se ha quedado estancada, sin liderazgo, sin saber cúal es el camino y con muchos países que ante las dudas se han quedado mirando hacia dentro. Por eso depende mucho de en torno a qué ideas, a qué mayoría, se va a articular el avance de Europa en este siglo, en esta nueva etapa política, económica, ecológica.

Yo voy a apostar por una mayoría de progreso porque estoy convencido que en Europa se adelanta por la izquierda, la que ha frenado las 65 horas semanales. Porque si Europa no gira a la izquierda y frena a la derecha (la de Aznar, Berlusconi, Sarkozy y la de los gemelos polacos), podemos darnos la hostia.

Para que Europa se mueva con el motor de las personas, de las ideas y no con las cadenas del mercado, es necesaria una mayoría de progreso en el Parlamento Europeo.

Porque este viejo continente tiene que ser movido en el siglo XXI con aire nuevo, con visión de futuro como la que representa el socialista Juan Fernando López Aguilar.

Porque Mayor Oreja, el que dijo "¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo?", representa la España que decía que inventen ellos, la España que tiene que ser enviada con viento fresco al siglo pasado.

Cómo ha resumido un amigo mío, hay que ir a votar el 7 de junio porque nosotros somos Europa y Europa será lo que nosotros queramos y la que nosotros queramos.

Porque la Europa que está en nuestra cabeza, cabe en nuestra mano.

Yo votaré por el Partido Socialista Europeo como mi amigo el jubilado de Galapagar:



Adivina por quién van a votar esta gente:



Tú también estás convocado a este Partido. ¿Vas a jugar?

2 comentarios:

Jose Antonio dijo...

La gente, Ciudadan@s, no se imaginan lo que nos jugamos en Europa, por eso, los actos de estas elecciones debende ser: primero Informar y aclarar, despues presentar candidat@s y mitinis, despues VOTAR. Yo, como militante y miembro de campaña, he organizado dos reuniones en: A.A.V.V. Barrio de la Cruz, y otro el dia 2 de Junio en la A.A. V.V. San Francisco Javier. Asiste. José A. Arco

davidare dijo...

Es necesaria una mayoría de izquierdas en Europa para que sea de las personas y no de los mercaderes.
Las políticas neocon y neoliberales han traído oscurantismo, aumento de las desigualdades sociales, privatización de los beneficios y obligan a la socialización de las pérdidas.
Saludos.
David.