lunes, 23 de mayo de 2011

¿Y ahora qué? ¿Y ahora por dónde?

Ya había vaticinado que el día de reflexión, en estas elecciones, se trasladaba, (sobre todo para la dirección de los partidos políticos y sobre todo para los partidos perdedores), al día siguiente a la votación. Y yo mismo también he iniciado, particularmente y dentro del PSOE mi propia reflexión, no tanto de lo que ha pasado y cuáles son las causas, que es justo y necesario realizar, sino sobre qué hay que hacer en lo colectivo y cuál será mi posición personal al respecto.

Cuento con la ventaja de que ya he vivido situaciones difíciles, muy difíciles, en el Partido y que ésta me pilla lo suficientemente maduro para analizarla con frialdad y lo suficientemente joven para verla con perspectiva de futuro, como una etapa más, más como el principio de algo nuevo que como el final de algo viejo.

Lo que más me ha sorprendido en estos primeros momentos de reflexión/análisis/acción es lo claro que lo tienen algunas personas frente a mis dudas, a mis incertidumbres. Siempre me refugio en una cita del genial Einstein, algunos lo han descubierto ahora, que dijo, en un contexto socio-político análogo, algo así como que gran parte de los problemas de la Humanidad estribaban en que los intelectuales estaban llenos de dudas y los ignorantes estaban seguros.

Confieso que yo en estos momentos tengo más preguntas que respuestas, que necesito más información, más análisis, más conocimiento, más indicadores que me orienten. Por eso mi primera comunicación sobre la situación actual es esta fábula de los tres hermanos de Silvio Rodríguez basada en un cuento cubano que tuve la oportunidad de oír de una santera en una aldea próxima a Pinar del Río hace ya muchos años en mi segunda visita a la isla caribeña. (He escogido la versión Bob Esponja para restarle dramatismo al momento y para conectarlo con lo que más me guía en estos momentos a la hora de tomar mis decisiones y mis posiciones: el futuro de mis hijos).



De tres hermanos el más grande se fue
Por la vereda a descubrir y a fundar
Y para nunca equivocarse o errar
Iba despierto y bien atento a cuanto iba a pisar

De tanto en esta posición caminar
Ya nunca el cuello se le enderezó
Y anduvo esclavo ya de la precaución
Y se hizo viejo, queriendo ir lejos, con su corta visión

Ojo que no mira más allá no ayuda el pie
óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

De tres hermanos el de en medio se fue
Por la vereda a descubrir y a fundar
Y para nunca equivocarse o errar
Iba despierto y bien atento al horizonte igual

Pero este chico listo no podía ver
La piedra, el hoyo que vencía a su pie
Y revolcado siempre se la pasó
Y se hizo viejo, queriendo ir lejos, a donde no llegó

Ojo que no mira más acá tampoco fue
óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

De tres hermanos el pequeño partió
Por la vereda a descubrir y a fundar
Y para nunca equivocarse o errar
Una pupila llevaba arriba y la otra en el andar

Y caminó, vereda adentro, el que más
Ojo en camino y ojo en lo por venir
Y cuando vino el tiempo de resumir
Ya su mirada estaba extraviada entre el estar y el ir

Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve
óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

Hay quien piensa que el cuento tiene una moraleja escondida y son capaces de elaborar una compleja teoría sobre los valores que inspira esta fábula, la solidaridad frente al individualismo, el espíritu libertario y hay quien piensa que es un cuento que simboliza el enfrentamiento entre el pasado, presente y futuro encarnados por cada uno de los hermanos, el mayor que representa a la sabiduría, el segundo a la fuerza y el menor a la inocencia.

Yo siempre he considerado dos moralejas: primera, de broma, que había que tener más de tres hijos y yo por eso voy ya por cuatro; segunda, más en serio, y es la que viene en este momento más a pelo, que sería que lo importante, en una encrucijada como la que ahora se enfrenta el PSOE en particular, y la izquierda en general, (en nuestro país, y en el conjunto de Europa), no es girar ni a la derecha ni a la izquierda, sino que lo que ahora toca es mirar hacia dentro, hacia el corazón, hacia los sentimientos. Dicho en términos ecológicos que dentro del Partido, en la esencia socialista, están las personas y las ideas adecuadas para este nuevo escenario de Cambio Global porque como he escrito en repetidas ocasiones más que una época de cambios lo que vivimos es un Cambio de Época.

Y claro lo que nos enseña el cuento es que la mejor manera que tenían los hermanos de haber salido, “a descubrir y a fundar”, habría salido salir juntos. Y eso es lo que yo digo que la palabra compañero, como nos recuerda el ídem y sin embargo amigo Ángel Gallego, es el que acompaña, el que va con y cualquier salida a esta situación crítica camino de convertirse en crítica situación tiene que ser de unidad, de cohesión interna y eso se consigue mediante más participación y más compromiso por parte del conjunto de la militancia.

10 comentarios:

Gonzalo el_sur_de_sevilla@yahoo.es dijo...

Estimado compañero.

Si y no. Efectivamente, el análisis del ámbito electoral, municipales y autonómico en su caso, tiene mucha más incidencia de la que se le esta dando. Los electores no sólo han castigado el giro neoliberal impuesto al gobierno por los mercados como demuestran las mayorías absolutas de Quico Toscano en Dos Hermanas o Gutiérrez Limones en Alcalá de Guadaira. Allí donde se ha cumplido, se ha escuchado a la gente, se ha apostado por un discurso cercano a la calle, de izquierdas y con sentido común, se ha vencido esa tendencia. La victoria popular no era una profecía irremediable, porque hay pruebas de ello. Así pues, tendríamos que analizar profundamente desde las agrupaciones locales a los ámbitos federales qué hemos hecho mal, quién, y solicitar que se asuman las correspondientes responsabilidades políticas en la organización.
Como muy bien apuntas, tenemos que mirar hacia dentro, pero no sólo hacia el corazón o los sentimientos. Tenemos que pensar en cómo reconstruir una organización que hace tiempo que tiene un proceso de descomposición, tenemos que ver cómo reconstruimos desde una base ética, ideológica pero no partidista, poniendo en valor la ética del trabajo que representa un partido creado desde una base social trabajadora.

Sandra Álvarez dijo...

Ignacio, llevo cuatro años reflexionando, desde las últimas elecciones, y si recuerdas como era mi actitud convativa y llena de energía te sorprenderá el desánimo que hay en mí. No me desanima perder, me desanima el pensar que esto sabíamos que iba a pasar hace mucho y no se ha hecho nada. No es compatible salir de una crisis social y económica con medidas de derecha, y sin embargo se ha votado a la derecha. La gente ha preferido cualquier cosa antes que al Psoe. Yo quiero un cambio de dirección y capitanes nuevos, si no, no juego.
un abrazo

Ignacio García Fenoll dijo...

Pues sí, evidentemente es la única opción que nos queda. Escuchar. Y darnos una buena sacudida y cambiar muchas cosas. Lamentablemente, y a no ser que se obre algún milagro, nos quedan, me da la impresión, muchos años de transformar esas iniciativas y esos cánticos que escuchamos en prédicas en el desierto.

Un abrazo muy fuerte y nos vemos pronto.

Antonio Fernández Morales dijo...

Hola Ignacio. He entrado en tu blog y he leido tus primeras reflexiones. En esta linea ayer envié este video a algunos amigos de la cem y de no la cem.

http://www.facebook.com/mvto.visual @mvto_visual Causas y reflexiones del movimiento #15M con José Luis Sampedro y ciudadanos manifestantes

Anónimo dijo...

Enhorabuena por la reflexión. Ilustra y ayuda a racionalizar el complejo escenario. Un abrazo

El Defensor de Granada dijo...

Muy ilustrativa la cancioncilla cubana y tu reflexión. Es cierto lo que planteas vivimos un momento de cambio, es obvio, sólo que este cambio se viene arrastrando desde los años 90 del pasado siglo y no hemos querido verlo porque estábamos más agustito gestionando alejados de los criterios ideológicos propios, y te lo digo desde la contradicción básica de apelar a la Memoria histórica para olvidarnos, incluso a enterrar, a personajes fundamentales de nuestro patrimonio ideológico. Haz la prueba y pregunta a militantes del PSOE por las grandes figuras históricas del partido, qué mayor ejemplo que cuando el año pasado se conmemoraba la entrada de Pablo Iglesias en el Parlamento nos empeñamos en hablar del Centenario del Grupo Socialista cuando fue Iglesias el que llegó al Parlamento con el apoyo de los republicanos, salí al paso con un artículo en el que insistía en la trascendencia del Centenario de la presencia de Pablo Iglesias en el Parlamento pero a muchos hasta les llegó a resultar incomoda la matización. El problema actual amigo Ignacio es muy, muy, profundo, entre otras cosas por la profunda desideologización de nuestra organización, otro día te hablo del caso del general Herrera que sigue ausente del Parque de las Ciencias y del MA, aunque en estos casos la cosa es más grave aún, y son ejemplos nada anecdoticos. La derecha siempre ha tenido clara su ideología: el rápido enriquecimiento, ahora no sé exactamente por donde vamos a caminar porque hemos borrado el camino en estos últimos años. Una vez más permíteme que te recuerde el discurso de investidura como Doctor Honoris Causa de la UGR de nuestro admirado y querido José Vida Soria, es sencillamente deslumbrante en sus análisis y conclusiones, para desgracia de todos añado yo.
Un abrazo.

Isabel dijo...

interesante fabula e interpretación a modo de moraleja.
¡Hay que hacer una grantransformación individual para para que colectivamente mejoremos la sociedad mundial!
Muchos (o todos) nuestros lideres caen en su afan presidencialista y no tomar decisiones tras debates colectivos, ni siquiera de consejero de gobierno que por ley deben ser decisiones colegiadas. Sólo la unión hace la fuerza y ahora como en otras muchas ocasiones hay que estar cohesionados, pero no callados, ni aceptando diagnósticos erronéos o interesados.
Hay que plantearse: ¿porque en todas las encuestas los políticos son considerados como el segundo o tercer problema percibido por la población?; ¿por qué tanta abstención, voto nulo o blanco? ¿por qué tanto funcionario o masa crítica cabreada con el PSOE?.

Bárbara dijo...

Lo que piensas tú. Este es el lema de las conversaciones urgentes que deberíamos mantener entre nosotros y con los demás. Tanta distancia de nuestros vecinos me entristece. Nos hemos ensimismado con ideas y palabras grandilocuentes , que ahí fuera suenan hueras, y hoy, lo que piensa la gente no es lo que piensa el Partido .Me agrada que te sientas joven, yo contigo también. Con más tiempo pensaremos más. UN ABRAZO. Otra cita también buena de Einstein "Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera."

gr dijo...

Yo creo que Zapatero no se entera.Ni se enterara como le pasa a la mayor parte del partido socialista.

Jorge Garzón dijo...

Magnífico el Blog, Ignacio...
Ya hemos entrado en el siglo XXI, de hecho lo hicimos hace ya tiempo. Y en el siglo XXI, o se piensa con parámetros de siglo XXI o simplemente no importa lo que se piense. Parece que no, pero el acceso a la tecnología ha hecho que las ideologías vayan diluyéndose a la misma velocidad que la lucha de clases se fue quedando en el olvido. Hoy y aquí el estado del bienestar -demasiado insostenible para mi gusto- vence y en muchos casos convence.

Pero... ¿Cuándo se dejó de construir la base de la pirámide? ¿Cuándo se dejó de escuchar a la gente? Pensar en siglo XXI sería, entre otras cosas, rehacer el edificio desde abajo, realizando asambleas locales participativas, pequeñas, que vayan fluyendo hacia arriba, que no sólo se escuche, sino que se permita renovación activa con gente nueva, y que se utilicen los nuevos cauces de comunicación tecnológica y directa de manera efectiva...

Pero, ¿se va a hacer eso? ¿Directamente se volverá a decir que habrá que hacer y desde ahí se elige? Eso es lo que en Sol llamaban ¡Democracia 1.0 agotada! Installing Democracia 2.0!!

Muchas preguntas... muchas inquietudes... y reflexión interna con la necesidad de luchar por los derechos sociales ganados con tanto esfuerzo que se nos van por el fregadero demasiado deprisa, pero no se puede hacer mucho intentando tapar un sumidero con los dedos de una mano...