miércoles, 9 de marzo de 2016

Pues a mi me gustan. Mariposas nocturnas, ¿quién dice que son feas?

   El gran pavón de noche (Saturnia pyri) es la mariposa de mayor tamaño de Europa.


 Cabeza de la larva del gran pavón.
Esta semana como en el circo, he intentado un "más difícil todavía" en esto de la divulgación de la biodiversidad: que interesen e incluso que gusten las mariposas nocturnas. He contado con la colaboración de Javier Pérez, experto en este grupo de lepidópteros y del profesor de la UGR José A. Hódar que me han asesorado en algunos detalles y me han facilitado las imágenes para el reportaje publicado el pasado viernes en Granada Hoy.

Enlace  a la edición digital: 

http://www.granadahoy.com/article/granada/2232929/mariposas/nocturnas/quien/dice/son/feas.html

Y así quedó la edición impresa, a doble página.


































SIERRA NEVADA, PARAÍSO DE BIODIVERSIDAD

¿Quién dice que las mariposas nocturnas son feas?

Amephana aurita
La extraordinaria biodiversidad de la entomofauna nevadense alcanza también a las mariposas nocturnas. Por ahora se han clasificado unas 700 especies, 55 son endemismos ibéricos y algunas especies sólo están presentes en Sierra Nevada.

Diferencias entre mariposas nocturnas y diurnas

 Los noctuidos, como Apopestes spectrum, pliegan las alas en reposo.
Las mariposas son un grupo de insectos de los más “famosos” y fáciles de reconocer. Se caracterizan por tener un par de alas con escamas (lepidópteros, viene del griego lepis=escama y pteron=ala). Tradicionalmente se han clasificado en dos grandes grupos, las mariposas diurnas y las mariposas nocturnas. El primer grupo está formado por los ropalóceros (del griego rhopalos=maza y ceros=cuerno, antena), e incluye a las mariposas diurnas con antenas mazudas en ambos sexos, con un aspecto corporal muy similar entre sí, que en reposo pliegan sus alas verticalmente y que además tienen actividad diurna.

El segundo grupo se denomina heteróceros, (literalmente significa de distintas antenas),  y abarca un amplio y variado conjunto de mariposas con formas muy diversas, que se caracterizan por tener antenas de diversos tipos: plumosas, filiformes, serradas, pectinadas… generalmente diferentes en cada sexo; las alas son de colores más apagados, a veces crípticos, y en reposo quedan planas o “en tejado”, pegadas al sustrato. Sus hábitos son crepusculares o nocturnos.

Desde el punto de vista científico sería más acertado separar todas las familias de mariposas en dos grupos (subórdenes): Glossata, caracterizado por tener un aparato bucal con espiritrompa y en el que se incluyen tanto las mariposas diurnas como las nocturnas, y Zeugloptera, con mandíbulas funcionales en el adulto y constituido por un grupo de mariposas pequeño en número y en tamaño.

BIOLOGÍA

 Notodonta ziczac, una ‘polilla búho’,  
tiene colores y morfología de camuflaje.
Los heteróceros, como todos los lepidópteros, ponen diminutos huevos de los que salen orugas. Las orugas van creciendo pasando por diferentes fases larvarias y al final se transforman en pupas o crisálidas que eclosionarán en mariposa adulta, mediante un complejo proceso de metamorfosis. El ‘nacimiento’ de estas especies de mariposas ocurre siempre durante la noche, por lo que es poco frecuente observarlo, en especial si la pupa se encuentra enterrada.   

Una ventaja de los hábitos nocturnos de estas mariposas es que no tienen que preocuparse de sus principales depredadores, los pájaros, ya que estos generalmente duermen durante la noche. Además durante el día pasan desapercibidas en los lugares que descansan (troncos, hojas, ramas), debido a los colores apagados que les sirven como camuflaje de protección. Sus depredadores principales son los murciélagos, que las localizan y cazan usando la ecolocación. Para evitarlos, las mariposas nocturnas han desarrollado un órgano auditivo que les permite detectar a los murciélagos e intentar esquivarlos.

MARIPOSAS NOCTURNAS DE SIERRA NEVADA

Frente a las aproximadamente 120 especies de mariposas diurnas descritas en Sierra Nevada, (la mitad de las que habitan en toda la península y casi dos tercios de las que se encuentran en toda la extensa región andaluza desde Doñana al Cabo de Gata, desde Sierra Morena hasta la costa), el número de mariposas nocturnas presentes en Sierra Nevada asciende hasta 699 especies, (sin contar algunos grupos poco estudiados de microlepidópteros) que se dividen de la siguiente forma:

GEOMÉTRIDOS: 225 especies. Un 59% son de origen mediterráneo (bien atlanto-mediterráneo bien asiático-mediterráneo). De ellas, 14 son endemismos ibéricos.
GEOMÉTRIDOS: Nychiodes hispanica, especie endémica de Sierra Nevada.
GEOMÉTRIDOS: Idaea nevadata especie circunscrita a Sierra Nevada.
NOCTUIDOS: 358 especies. Este grupo, representado por muchas subfamilias,  es el más amplio y heterogéneo. La mayoría de las especies (62%) también son de procedencia mediterránea, aunque en esta ocasión sólo 9 especies (2,5%), son endemismos ibéricos.

NOCTUIDOS: Heliothis peltigera  las larvas de este género atacan a cultivos.

NOCTUIDOS: Panolis flammea se alimenta de acículas de pino silvestre
OTROS MACROHETERÓCEROS: 116 especies. 55% de origen mediterráneo. 12 endemismos. 


OTROS MACROHETERÓCEROS: Una ‘pequeña gitana’ (Cymbalophora púdica)



OTROS MACROHETERÓCEROS: ‘Gitanilla’ de Sierra Nevada (Zygaena nevadensis)
(Más información en los artículos publicados por Antonio S. Ortiz, Rosa M. Rubio, Juan J. Guerrero, Manuel Garre y Francisco J. Pérez-López en el libro “Los insectos de Sierra Nevada: 200 años de historia” -Vol. 1-.  2013).

“LA NOCHE ME TRANSFORMA”

Phyllodesma suberifolium con cuerpo y alas revestido de pelos.
La inmensa mayoría de las mariposas de este grupo están activas durante la noche, por lo que han tenido que adaptar sus hábitos a las temperaturas de este horario y a la ausencia de la luz solar. La temperatura de todos los lepidópteros se corresponde con la del ambiente y para empezar el vuelo necesitan precalentar los músculos que mueven las alas. A falta del calor del sol, las mariposas nocturnas están equipadas de una abundante pubescencia que les proporciona suficiente abrigo. De esta manera, tras ejercitar un poco las alas, pueden entrar en calor y levantar el vuelo. Durante el día buscan refugio sobre las hojas, las ramas o las piedras, y se acomodan para dormir.

 Las alas de los machos de Cerura ibérica, son grandes y plumosas.
Los ojos de las mariposas nocturnas se han adaptado para tener una mayor sensibilidad a la luz, lo que les permite ver lo que hay alrededor, alimentarse y localizar a posibles parejas para aparearse.  A la vez, han desarrollado un extraordinario sentido del olfato, que utilizan tanto para encontrar su alimento como pareja. Al poseer colores apagados, los rituales de cortejo no pueden estar basados, como en el caso de las mariposas diurnas, en el despliegue de colorido, así que recurren al olfato. Las hembras se quedan quietas mientras emiten las feromonas que los machos perciben con sus complejas antenas. Se han citado especies cuyos machos pueden captar el aroma de una hembra hasta varios kilómetros de distancia.

ACLARACIONES

No todas las mariposas nocturnas son polillas. En realidad, las polillas sólo incluyen algunas familias de mariposas cuyas larvas se alimentan de fibras textiles o alimentos almacenados.

No todas las mariposas “nocturnas” centran su actividad durante la noche, sino que algunos de sus integrantes muestran patrones claramente diurnos, como los zigénidos, algunas especies de geométridos o incluso algunos esfíngidos.

Supersticiones y falsas creencias 
El desconocimiento de las mariposas nocturnas y de su biología ha hecho que no salgan muy bien paradas, que no tengan muy buena propaganda en la cultura popular. Las imágenes que acompañan este reportaje pueden, por lo pronto, demostrar la belleza de muchas especies. Sin embargo aún perduran muchas supersticiones y creencias negativas. Muchas de las mariposas nocturnas llevan el peso de ser portadoras del mal augurio, desgracias e incluso la muerte. Entre las más conocidas por esta reputación se encuentra la mariposa negra o mariposa de la muerte y la esfinge calavera.
 La esfinge de la calavera (Acherontia atropos), 
mariposa que inspiró la película “El silencio de los corderos”.

No hay comentarios: