domingo, 16 de julio de 2017

Chochines y reyezuelos

El nombre científico del chochín, (Troglodytes troglodytes) significa "cavernícola" y se refiere a su costumbre de entrar en cavidades y fisuras para pernoctar, construir el nido o para cazar.
El reyezuelo se reconoce por su tono marrón verdoso, con una banda negra con centro amarillo en la coronilla.

He vuelto al tema de las aves en mis artículos sobre Sierra Nevada en el periódico. En esta ocasión me he detenido en dos especies de pájaros muy pequeños, los chochines y reyezuelos.


En la web del periódico el reportaje ha ido en dos partes:

http://www.granadahoy.com/una_gran_montana/Pequenitos-cantores_0_1154285094.html
http://www.granadahoy.com/granada/Reyezuelos-pequenos_0_1154285088.html

Y así quedó la edición impresa: 
Nota: Disculpad la errata en la segunda página donde dice habla del reezuelo listado en Sierra Nevada pero se ha colado la palabra sencillo.

Reproduzco la versión original del artículo tal y como la remití al periódico.

Sierra Nevada, Paraíso de Biodiversidad

Pequeñitos pero ‘cantores’

  • El chochín es un pájaro diminuto que tiene en Sierra Nevada sus lugares de nidificación más altos. 
  • A pesar de su pequeño tamaño su canto es audible a gran distancia
El chochín levanta la cola 90 grados cuando canta y defiende su territorio.
El chochín, cuyo nombre científico es Troglodytes troglodytes, pertenece a una familia de pájaros de tamaño muy pequeño que se alimentan de diferentes artrópodos (insectos, arácnidos, miriápodos) y construyen sus nidos en oquedades y agujeros. En la Región Paleártica sólo existe un género monoespecífico con numerosas subespecies. En Sierra Nevada se encuentra la subespecie ‘kabylorum' (típica del norte de África) con presencia común, local nidificante que, tras la cría, y al llegar el descenso de las temperaturas, realiza una ‘trasterminancia’ y ocupa territorios a menor cota. También se ha detectado la presencia de la subespecie ‘weigoldi’ con ejemplares invernantes procedentes del centro y norte de Europa que se suman a partir de noviembre a las poblaciones locales y permanecen hasta la llegada de la primavera. 

Morfológicamente ambas subespecies son idénticas pero existe cierta variación en el canto, perceptible a comienzo de la primavera cuando, por un corto período de tiempo, ambas coinciden emitiendo sus característicos cantos.

Descripción

El chochín es una de las aves más diminutas de la avifauna europea ya que tiene un tamaño de entre 9 y 10,5 cm de longitud y una envergadura de 13 a 17 cm. Su aspecto es compacto con la cabeza voluminosa y la cola corta que eleva de manera característica cuando permanece posado. En los ojos presenta un marcada ceja de color crema.

Las alas son pequeñas y redondeadas. Su plumaje es pardo-rojizo, algo mas claro en las partes inferiores que aparecen finamente barradas.

A pesar de su pequeño tamaño tiene un poderoso y sorprendente canto, melodioso que consiste en un trino limpio y sonoro parecido que recuerda al del canario, y que es audible a gran distancia. La voz de llamada es un chasquido semejante a un traqueteo.

Es un pájaro que se alimenta estrictamente de artrópodos (insectos, arañas, cienpies…) para lo que posee un pico fino y algo curvado.
Pareja de chochines en el valle del Río Genil. Mariano Sevilla
El chochín es una ave poligama. El macho construye varios nidos en forma de bola de musgo, hojas y hierbas, en matorrales espinosos, zarzales, enredaderas, montones de maderos o agujeros de árboles, piedras, escarpes o paredes.

En Sierra Nevada podemos encontrar ejemplares de esta especie en un amplio rango altitudinal, desde el piso termomediterráneo, donde ocupa bordes húmedos de acequias y riberas fluviales o setos húmedos con marañas, hasta el piornal oromediterráneo, donde nidifica cercano a los borreguiles y nacimientos de agua, siempre que dispongan de rocas donde instalar el nido.

Las cotas mas elevadas donde se ha encontrado nidificando al chochín en Sierra Nevada ha sido en la Hoya de la Mora (2.450 m) y en la Loma del Caballo (2.500 m). Estas citas son las de mayor altitud para el continente europeo.
Un chochín aprovecha un nido de golondrina. (imagen cedida por Sierra Nevada Natural).

Adaptados a la vida en la montaña

Sierra Nevada, es la principal elevación orográfica de la mitad sur de la Península Ibérica, se encuentren las localidades de cría peninsulares más elevadas para muchas especies de aves que han logrado explotar los nichos ecológicos de la alta montaña mediterránea. Es el caso de la perdiz roja, el bisbita campestre, el acentor alpino, el roquero rojo, la collalba gris, la curruca zarcera, los mosquiteros común y papialbo, la chova piquirroja, el escribano hortelano o el chochín común.

Una de las estrategias que han adoptado se basa en el uso de estructuras de recubrimiento. La capa interna de plumón y el manto externo de plumas coberteras les permite retener una capa aislante de aire que calientan con sus cuerpos. 'Esponjando' el plumaje aumentan su grosor, de ahí que en invierno las aves adopten formas más redondeadas, para reducir también la superficie de contacto con el exterior. Es el caso de dos paseriformes pequeños, el mito y el chochín común, que están entre las aves más diminutas del continente europeo y que, paradójicamente, han llegado a colonizar ambientes de alta montaña.

Otra de las 'soluciones' que ha encontrado el chochín es el uso de oquedades para guarecerse y criar, haciendo honor a su denominación científica, Troglodytes troglodytes.

REYEZUELOS, aún más pequeños

Los reyezuelos forman parte de la familia de lo sílvidos, un grupo de pájaros insectívoros de tamaños pequeños y colores discretos salvo algunas combinaciones cromáticas cefálicas que se dan en currucas y reyezuelos. Se alimentan de insectos y otros invertebrados, que complementan con bayas y frutos silvestres. La mayoría son migratorios y emiten cantos elaborados en época de celo, sub-cantos invernales y un amplio elenco de reclamos.

Los reyezuelos pasan por ser los pájaros más pequeños de la avifauna europea. Apenas miden 9 cm de longitud y 14 cm de envergadura pesando entre 5 y 6 gramos.

En Sierra Nevada podemos encontrar dos especies: reyezuelo listado (Regulus regulus) y reyezuelo sencillo (Regulus ignicapillus). Las dos especies son eminentemente forestales, seleccionando favorablemente masas de frondosas (castañares, melojares, quejigares, saucedas o fresnedas), aunque en nuestra Sierra abundan más en las zonas arboladas con coníferas de montaña (Pinus sylvestris y P. pinaster). Precisamente, gracias a las repoblaciones del siglo pasado el reyezuelo listado supera los 2.000 m de altitud, alcanzando incluso los 2.200 m en los valles del Genil, Río Chico de Cáñar, y llegando en la Sierra Nevada almeriense, en los alrededores del Chullo y en las cercanías del Pico del Almirez, a las máximas altitudes continentales. Por contra es difícil localizarlo por debajo de los 550 m de altitud, ni en áreas desarboladas o zonas agrícolas.

El reyezuelo sencillo es un ave local nidificante, de presencia común en Sierra Nevada, al que podemos reconocer por su tono marrón verdoso, con una banda negra con centro amarillo en la coronilla. Su reclamo es silbante, muy insistente y el canto es muy agudo, rápido y modulado, con florituras terminales.

El reyezuelo sencillo sólo se ha detectado en invierno, en contadas ocasiones por el momento, en masas de repoblación de coníferas repoblado, a una altitud aproximada de 2.100 m. Muy similar en aspecto y tamaño al reyezuelo listado, presenta un diseño facial menos llamativo.

El más pequeño. El pájaro más pequeño del mundo es el zunzuncito (Mellisuga helenae), un colibrí endémico de Cuba también conocido como pájaro mosca o 'elfo de las abejas. Mide menos de cinco centímetros. Sus plumas son de colores vivos, rojo y azul metálico en los machos y verde azulado en las hembras. Emite silbidos y zumbidos muy variados. A pesar de su reducido tamaño, bate las alas a un ritmo de hasta 200 veces por segundo, lo que le permite mantenerse en el aire mientras liba las flores para obtener el néctar del que se alimenta.







No hay comentarios: