lunes, 3 de abril de 2017

Lirios, anuncios de primavera

Esta semana tocaba la sección "Paraíso de Biodiversidad" y tocaba de nuevo algo de flora. Siguiendo la máxima periodística de buscar actualidad he elegido un tema de la recién estrenada primavera. Esta estación se expresa en la naturaleza con señales de todo tipo, que suelen manifestarse con retraso en la montaña, donde la primavera va ascendiendo de manera progresiva de forma que en pleno verano abajo es primavera en las altas cumbres. De esto ya escribí en "Primavera escalonada", uno de mis primeros artículos hace un par de años.  

En esta ocasión he querido escribir de unas especies primaverales, los lirios, cuyos parientes cultivados están en flor en muchos jardines. Y me ha salido un artículo en el que he escrito de sus parientes, los gladiolos y los azafranes, de la flor de lis y de la diosa Iris. Y he completado con algo de etimología como descubrir la relación del gladiolo con la palabra latina gladius=espada, por la forma de las hojas (y de ahí el nombre de gladiadores). 

Las imágenes me las han facilitado Mario Ruiz y 'Pipo' Navarro a las que he añadido una del azafrán blanco.

Adjunto enlace a la edición digital:

http://www.granadahoy.com/vivir/Lirios-anuncios-primavera_0_1122787998.html

Y así quedó la doble página a color.


Reproduzco aquí el artículo en su versión original incorporando algunas imágenes adicionales que completan el texto.


La flor del lirio de primavera, Iris xiphium, con su azul violeta característico recién emergida. Pipo Navarro


Sierra Nevada, Paraíso de Biodiversidad

Lirios, anuncios de primavera

El lirio de primavera, Iris xiphium, pertenece a la familia de las iridáceas que incluye en nuestro entorno que incluye también a gladiolos y plantas de los géneros Crocus (azafranes) y Romulea.

La subida de las temperaturas y las precipitaciones últimas provocan la aparición de flores de extraordinaria belleza. Lirios y gladiolos salpican de colores los prados y matorrales de la baja y media montaña. Un paseo por la Sierra no requiere de calendarios oficiales. La naturaleza muestra señales inequívocas del avance primaveral y además nos revela cómo ha sido el invierno ‘leyendo’ los mensajes de las plantas que van floreciendo. Los lirios silvestres o de primavera son una de las especies indicadoras de la llegada definitiva a la media y baja montaña nevadense del 'buen tiempo'. Esta especie se distribuye por el Mediterráneo occidental y el azul violeta característico de sus flores es una de las notas de color más impresionantes que podemos encontrarnos en esta época.
Lirio de primavera. Mario Ruiz Girela
El lirio de primavera es una planta perenne, bulbosa. Las hojas de color verde están presentes durante el periodo de floración. Y son largas y estrechas, algo plateadas en el haz y estriadas en el envés. Las flores son zigomorfas, grandes y tripartitas y de un color azul violeta claro con una banda amarilla, compuesta de pelos cortos y finos, en la 'lengua'. El tallo largo está envuelto por hojas, pudiendo nacer otra flor de la parte trasera de las más altas. En Sierra Nevada podemos encontrar a esta planta en matorrales de la parte calcárea y en pastos entre los 600 y los 1.500 metros de altitud.

Otros lirios nevadenses:

Lirio amarillo 
En el macizo nevadense se pueden encontrar otras dos especies del género Iris: I. pseudacorus, lirio amarillo o y lirio hediondo o fétido (I. foetidissima). Ambas especies están asociadas a cursos de agua y a la vegetación helofitica (plantas anfibias que enraízan en el suelo sumergido o encharcado y asoman sus tallos en el aire de aguas dulces). La primera ha sido citada en la zona dolomítica hasta los 900 m. de altitud y es propia del sector malacitano almijarense. La segunda asciende hasta los 1.200 metros y en Andalucía puede encontrarse también en la serranía de Ronda y en Cazorla.
Lirio fétido

GLADIOLOS, PRIMOS DE LOS LIRIOS

Detalle de la flor del gladiolo de monte Gladiolus illyricus
En nuestros paseos primaverales por la Sierra podemos encontrar también a unas plantas de la misma familia que los lirios, (iridáceas): son los gladiolos silvestres de los que en Sierra Nevada encontramos dos especies: gladiolo de monte, (Gladiolus illyricus) con flores espectaculares de color fucsia o rosa violáceo y el gladiolo de campo o estoque (Gladiolus italicus), más robusto y con flores más grandes, que son de color rosa brillante a magenta. Ambas especies forman parte de la vegetación asociada a cultivos o bordes de caminos, o formando parte de matorrales heliófilos y prados de la baja y media montaña. Florecen entre los meses de marzo (zonas más basales y cálidas) y el mes de junio.

Gladiolo de monte. 'Pipo' Navarro

Gladiolo de monte. 'Pipo' Navarro
Otro 'primo' de los lirios es Gynandriris sisyrinchium conocido como lirio menor o patita de burro. Sus flores son de color azul y amarillo. Es una planta muy rara de la que se tienen unas escasas citas en la zona de la Alpujarra granadina.
Lirio menor

Flor de la nobleza y del movimiento scout

La flor de lis (en el francés original “fleur de l'iris”) de la heráldica es una flor estilizada de una especie del género Iris. Específicamente, se trata de Iris pseudacorus, una especie que era muy común al borde de los cursos de aguas en Francia. Se utiliza como un diseño decorativo o como un símbolo. Puede tener, a un mismo tiempo, un significado religioso, político, dinástico, artístico, emblemático o simbólico. Ha sido usada desde hace siglos. Los monarcas franceses en el siglo XII, Luis VI y Luis VII, fueron los primeros en usarla en su escudo. Los reyes ingleses la usaron más tarde en sus armas para enfatizar sus reclamos sobre el trono de Francia. En el siglo XIV, se incorporó a menudo en las insignias de familia que se cosían en el manto del caballero, que era usado por su propietario sobre la cota de mallas, de ahí el término 'manto de armas'.




Durante el siglo XX el símbolo de la flor de lis fue adoptado por el Movimiento Scout, organización presente en todo el mundo. Los scouts la representan sobre fondo de color violeta morado, pintada en blanco o plateado y rodeada por cuerda que acaba en un nudo llano, que simboliza la hermandad, y con dos estrellas de cinco picos en los pétalos exteriores. Cada pétalo representa uno de los tres principios y deberes (hogar, sociedad y creencia) y tres virtudes (abnegación, lealtad y pureza) que todo scout debe seguir y tener. Las estrellas representan la vida al aire libre y los diez artículos de la ley scout.


Etimología
Iris: nombre del género de plantas que da nombre a toda la familia en la que se incluyen los lirios y los gladiolos, llamado así por Iris la diosa griega del arcoiris, descrita en la Ilíada como mensajera de los dioses. Esta diosa es la personificación del arco iris que anuncia el pacto de los humanos y los dioses y el fin de la tormenta. Se representa a Iris como una joven virgen con alas doradas, apresurándose con la velocidad del viento de un extremo a otro del mundo, a las profundidades del mar y al inframundo. Por orden de Zeus, lleva un jarro con agua del Estigia, con la que hace dormir a todos los que perjuran. También es representada suministrando a las nubes el agua que necesitan para inundar el mundo.

Gladiolus: nombre genérico que se atribuye a Plinio y hace referencia, por un lado, a la forma de las hojas de estas plantas, similares a la espada romana denominada 'gladius'-de donde viene la palabra gladiador-. Por otro lado, también se refiere al hecho de que en la época de los romanos la flor del gladiolo se entregaba a los gladiadores que triunfaban en la batalla; por eso, la flor es el símbolo de la victoria.

Italicus e illyricus son epítetos geográficos que hacen referencia a la localización en Italia e Illyria.
Xiphium es un epíteto latino que significa gladiolus.
Pseudacorus: epíteto latino que significa 'falso acorus' (planta conocida como cálamo).
Foetidissima: epíteto latino que significa 'la más fétida'.

 Las plantas del género Crocus como el azafrán blanco pertenecen también a la familia iridáceas como lirios y gladiolos. JM Barea. 




No hay comentarios: