sábado, 22 de abril de 2017

La nutria 'salta' a Sierra Nevada

Con este título he querido llamar la atención sobre la posibilidad de recuperar una población de nutrias estable en Sierra Nevada si superamos las barreras del río Genil a su paso por la ciudad de Granada. Se trata de aprovechar la oportunidad de que alguna (s) nutria se ha colado para llamar la atención de las administraciones pública y de sensibilizar a la sociedad.  Sin que sirva de precedente, he utilizado mi colaboración semanal  para esta primicia informativa. 

Adjunto enlace a la edición digital: http://www.granadahoy.com/granada/nutria-salta-Sierra-Nevada_0_1130887656.html. Y así quedó la doble página en la versión impresa:


LA NUTRIA 'SALTA' A SIERRA NEVADA
Principal: Las nutrias poseen bigotes bien desarrollados y orejas casi ocultas en el espeso pelaje de color pardo oscuro. Sergio Martín


Algunos ejemplares de este mustélido han llegado hace unas semanas a los ríos de Sierra Nevada explorando nuevos territorios. Para llegar a la cabecera del Genil han aprovechado la bajada provisional de las compuertas que regulan el cauce del río a su paso por la capital granadina.

Hasta ahora la ciudad de Granada había sido una barrera infranqueable para la nutria, una emblemática especie del grupo de los carnívoros, cuyos individuos recorren continuamente los ríos explorando territorios y realizando grandes distancias. Los estudios de campo realizados por expertos en este grupo de la Universidad de Granada, en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, habían detectado la presencia reciente de nutrias en la entrada de la ciudad de Granada (entre la depuradora del Puente de los Vados y la Clínica de la Inmaculada). También se ha constatado la colonización esporádica del río Monachil, justo hasta el dique del paraje de los Cahorros, otra barrera insuperable.
El encauzamiento del tramo urbano y las diferentes compuertas han limitado la recolonización natural de la cabecera del río Genil, constituyendo, además de un entorno poco amigable para el tránsito y asentamiento de las nutrias, una barrera infranqueable. En los últimos meses dichas compuertas se encuentran generalmente bajadas salvo la ‘compuerta cero’ (la situada en el tramo más bajo y la de mayor altura), pero esta quedó abierta durante unos días para la realización de las tareas de limpieza de lodos. Esta eventualidad fue suficiente para facilitar el paso de uno o varios ejemplares aguas arriba. Después de décadas, la nutria atravesó la ciudad nazarí por primera vez. El emblemático mustélido subió el río y atravesó por abajo el Puente Blanco, y también se deslizó bajo el Puente Verde. Dejó atrás la ciudad y encontró el vergel que se halla tras las paredes de hormigón. Aguas limpias y frondosos bosques de ribera condujeron a las nutrias hasta la antesala de la cabecera de la cuenca del Genil. Este 'salto' de la ciudad por la nutria se ha corroborado por la presencia de huellas y excrementos de nutrias a la altura de la confluencia del río Aguas Blancas y el Genil, en el paraje conocido como 'El Blanqueo', precisamente junto al centro administrativo del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada.
Es el carnívoro ibérico mejor adaptado a la vida en ambientes riparios. Sergio Martín

Un informe elaborado por José María Gil, investigador de la UGR y coordinador de la asociación Wilder South, (una ONG dedicada al estudio y a la conservación de la biodiversidad mediterránea), y José Miguel Barea, del Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada, así lo atestigua. En el documento, remitido a la Consejería de Medio Ambiente y a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, se detallan las mejores soluciones para facilitar el tránsito de la nutria a través de los tramos de río que discurren por la ciudad.

Tras este hallazgo se ha puesto en marcha un dispositivo de seguimiento de los movimientos de esta esquiva especie con diferentes puntos de observación y la instalación de cámaras de fototrampeo con las que se ha confirmado la presencia en varios puntos del río Genil.

Más allá del hecho puntual del regreso ocasional de la nutria a Sierra Nevada, el significado de este episodio es que ha puesto en evidencia que los ejemplares pueden atravesar nuestra ciudad si se facilita el paso y se eliminan las barreras físicas que suponen las compuertas sin tener que acudir a costosos programas de reintroducción, a veces con resultados dudosos. En cualquier caso, esta recolonización espontánea puede quedar tan solo en una anécdota si no se realizan una serie de medidas específicas.

Pequeñas medidas, grandes resultados

Para facilitar el libre paso de las nutrias por el tramo urbano de la ciudad hacia la cabecera del río Genil, (donde cuenta con más de 40 kilómetros de río muy adecuados para el asentamiento de una población de nutrias dada la calidad de las aguas de los tramos altos y la disponibilidad de alimento para esta especie), se debería producir la inactivación de las compuertas, ya sea temporal o permanente. En el caso de que no fuera factible esta acción debería ensayarse la construcción de unas sencillas rampas que es muy probable que las nutrias utilicen si se construyen de manera adecuada.

La presencia estable de nutrias se vería favorecida si se realizan unas actuaciones complementarias, aguas arriba y aguas abajo de la capital, como son la conservación de la vegetación natural, y la restauración de la comunidad piscícola.

El objetivo de todas estas acciones es favorecer la recolonización natural del Parque Nacional por la nutria, y posibilitar su presencia a largo plazo mediante la imprescindible integración con otros ejemplares favoreciendo el flujo demográfico y genético necesarios para mantener la integridad y viabilidad de la población.

Estamos ante un hito en la historia de la conservación de la fauna emblemática de Sierra Nevada, en el que el éxito significaría la recuperación de un extraordinario bioindicador, una especie 'paraguas' de los ecosistemas acuáticos. Para ello se requiere de la 'sensibilidad' y actuación coordinada de las administraciones implicadas, Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Ayuntamiento de Granada, Consejería de Medio Ambiente... y el apoyo del conjunto de la sociedad para confluir en un Plan de Acción que debe contar con el acompañamiento científico necesario.

Mustélidos:
La nutria es un mamífero carnívoro de la familia de los mustélidos, es decir, 'primo' de la comadreja, la marta, el armiño, el visón, el tejón, el tejón, la garduña o el turón. Los mustélidos son vertebrados de pequeño o mediano tamaño, presentan cinco dedos por pata, uñas no retráctiles y un buen desarrollo de glándulas, principalmente en la región anal, que les sirven para marcar sus territorios, informar sobre su estatus social, el estado de receptividad de las hembras u otros aspectos sumamente importantes en el contexto de su ecología social.
FICHA

Nombre común: Nutria europea ; Nonbre científico: Lutra lutra
Orden: Carnívoros; Familia: Mustélidos
Descripción: Las nutrias se encuentran entre los miembros de la familia de los mustélidos de mayor tamaño. Los machos pesan entre 6 y 12 kilos y llegan a medir hasta 1,20 m. de longitud (incluida la cola). Las hembras son algo más pequeñas. Su cuerpo es alargado, con la cabeza ligeramente aplastada. Poseen bigotes bien desarrollados y orejas casi ocultas en el espeso pelaje de color pardo oscuro. Las patas son cortas y la cola gruesa y larga. Los dedos de las nutrias (cinco como todos los mustélidos) presentan una membrana interdigital como adaptación a su estilo de vida. El talón que marca en las patas traseras, tras la almohadilla central, es característico en sus huellas. Los peces constituyen la mayor parte de la dieta de la nutria europea.
Distribución: Es una de las 13 especies de nutrias que se conocen en el Planeta y la única especie presente en la Península Ibérica. Se trata del carnívoro ibérico mejor adaptado a la vida en ambientes riparios. Habita en todo el Paleártico, incluyendo el norte de África, llegando a la región indo-malaya. En la Península Ibérica las poblaciones han aumentado notablemente en los últimos años tras décadas de pronunciadas regresiones en todo el territorio. A día de hoy ocupa casi todo el territorio nacional a excepción de vastas regiones del levante y el sudeste ibérico. En la provincia de Granada se encuentra su límite ibérico sur-oriental, estando presente en la cuenca media y baja del Genil y en la cuenca del Guadiana Menor.
Declive y recuperación: A finales de los setenta del siglo pasado la especie prácticamente había desaparecido del río Genil y sus afluentes aunque desde principios de este siglo ha venido experimentando un importante proceso de recuperación, hasta alcanzar su máximo histórico conocido entre los años 2014 y 2016 años en los que se ha constatado la recuperación de 'territorios históricos' en esta cuenca. Esta reconquista está favorecida por la expansión del cangrejo rojo (una especie invasora pero que actualmente supone un sustento considerable para las poblaciones de nutria), aunque también por las políticas de conservación de espacios naturales y de especies y por el aumento de la depuración de aguas residuales, acciones que han propiciado el inicio de la re-colonización de tramos de ríos perdidos desde hacía décadas. Este proceso ha colocado a la nutria a finales de 2016 en la misma puerta de nuestra ciudad donde se encuentra con dos problemas: la mala situación de algunos tramos de los ríos de la margen izquierda del río Genil en la Vega (Monachil y Dílar) y del tramo hasta más allá de la depuradora del Puente de los Vados y la barrera que supone el encauzamiento del río a su paso por la capital.
En la actualidad la nutria aparece en la práctica totalidad de los cauces con poblaciones estables de peces de la cuenca del río Genil, con una notable excepción: Sierra Nevada. Este espacio protegido cuenta con una excelente capacidad de acogida para la especie.
En busca de rastros y huellas 


Los equipos de seguimiento de la nutria recorren los ríos en busca de rastros y huellas.
Las nutrias suelen depositar sus excrementos, que contienen restos de pescado, encima de alguna piedra cercana al agua.

Las huellas son características con cinco dedos con uñas y una ancha ‘almohadilla’ central.

El fototrampeo ayuda al seguimiento e identificación de ejemplares 







1 comentario:

Paco dijo...

Felicidades por el artículo y ojalá que se tomen medidas para facilitar la recolonización del tramo urbano y alto del río Genil por parte de la nutria. Se trata de un precioso mustélido que alegrará el río y los avistamientos de muchos granadinos aficionados a la naturaleza, su observación y fotografía. Creo que la Consejería de Medio Ambiente, la Confederación hidrográfica del Guadalquivir, el Ayuntamiento de Granada y el Parque Nacional de Sierra Nevada tienen que aprovechar esta oportunidad que la valentía de la nutria nos brinda para que esa colonización sea efectiva y definitiva.